CRONICAS BAHIANAS NAVIDAD DE UN HUARACINO EN BRAZIL (*)

Enrique Tinoco

En exactamente una semana ya es Navidad y el nuevo año está a las puertas, y Papá Noel está en todos los escaparates y en algunos rinconcitos está el Niño Jesús y su Nacimiento. Además de clásico (73 años) soy del interior; por eso en los recuerdos de mi niñez y juventud, vividos en Huaraz, estas fiestas tenían como eje el nacimiento del Redentor, iban del nacimiento a la adoración de los Reyes Magos. Esperábamos nuestros regalos de ellos. Papá Noel era un ilustre desconocido que decían ser de Europa. Con el pasar del tiempo, ahora es él quien comanda las fiestas, o los negocios. Resulta entonces que todos tenemos listas de regalos, de saludos, de cartas….amigo secreto y toda la parafernalia típica de estas fechas. Por aquí, la Cámara de Comercio local proyecta ventas 20% mayores que las del año pasado.

En esas estaba cuando escuché, una vez más, Listas, una canción de Oswaldo Montenegro, un músico, compositor e intérprete de la MPB brasileña. Con el cabello y la barba totalmente blancos, se me ocurrió un Papá Noel joven, sin el uniforme rojo, ni el trineo ni los renos.

Lo importante es que la música, https://youtu.be/LiWXw65RWw0, llama a la reflexión, o, conmigo ocurrió eso. Traduje la letra y quiero compartir algunas líneas de reflexión que me vinieron a partir de ellas.

Has una lista de grandes amigos

¿Quién tú veías mas hace diez años atrás?

¿Cuántos tú aún ves todos los días?

¿Cuántos tú ya no los encuentras más?

¿Son los que están en tu lista de regalos? ¿No habrá alguno que está ahí solo para atender una convención social? De repente, en tu lista de amigos hay alguien que se declara ateo pero es capaz de amar a su prójimo como a sí mismo y, uno de esos prójimos eres tú. ¿Puedes confiar plenamente en esos amigos y, muy importante, ellos en ti?, ¿los ves?…en estos tiempos de Internet el concepto de distancia afectivo tiene que ser redimensionado.… ¿o no?.

Has una lista de los sueños que tenias

¿Cuántos desististe de soñar?

¿Cuántos amores jurados para siempre?

¿Cuántos conseguiste preservar?

Actualizar el inventario de sueños. ¿Los que salieron de la lista fue porque ya los alcanzaste, porque demostraron que no llegaban a ser sueños o, cometiste contra ti mismo la violencia de esconder o eliminar tus sueños?

¿Dónde tú aún te reconoces?

¿En la foto pasada o en el espejo de ahora?

¿Hoy es de la manera que pensaste que sería?

¿Cuántos amigos tiraste fuera?

Acostumbro declarar que sigo siendo el mismo serrano de siempre. En realidad esa declaración sirve para anclar mi origen y mis influencias iniciales; ahora soy diferente a partir de todo lo que acumulé en la vida. ¿Cómo se puede seguir siendo amigo de la misma persona tanto tiempo? Me parece que la respuesta es obvia: yo no soy el mismo y la otra persona tampoco; por lo tanto, continúan amigos dos personas diferentes de la que iniciaron esa amistad hace tiempo. La siguiente pregunta, también obvia, es: ¿No habrá amistades que dejaron de serlo y lo saludable es dejarlas ir en paz?

¿Cuántos misterios tú sondabas?

¿Cuántos conseguiste entender?

Mejor dicho, lo que sabias antes y lo que sabes ahora, lo que pensabas ser un misterio, ¿era de verdad? O se trataba de un caso simple. ¿Puede haber ocurrido que al desvendar un misterio encontraste otro mayor? ¿Dónde desvendaste el misterio, en la “escuela de la vida” o en la escuela formal?

¿Cuántos secretos tú guardabas?

¿Hoy son dispensables nadie quiere saber?

¿Eran secretos de verdad? O, como diría Mafalda: secretos de Morondanga.

¿Cuántas mentiras tú condenabas?

¿Cuántas tuviste que cometer?

¿Cuántos defectos curados con el tiempo?

¿Eran lo mejor que había en ti?

Todos los eufemismos en tela de juicio: mentira piadosa, mentira conveniente, mentira salvadora…y por ahí va. Y los defectos, ¿eran defectos? En estos días asistí a una charla donde la conferencista confesó que cuando chica era señalado como su mayor defecto ser parlanchina, con el tiempo se convirtió en una virtud, hoy es comunicadora social.

¿Cuantas canciones que tú no cantabas?

¿Hoy silvas para sobrevivir?

Y la música, así como otras expresiones culturales; pero la música en particular. En mi caso es un punto vital, este lenguaje universal es una de las ventanas que más uso para mirar el mundo.

¿Cuántas personas que tú amabas?

¿Hoy crees que te aman?

¡Son tantas! Amo todas y creo ser correspondido.

Queridos amigos

¡Hasta el próximo año!

Abrazo

Enrique Tinoco

Salvador, 18 de diciembre de 2019.(*) El Título es de la Redacción

También te podría gustar...