“SERAS”, UNA CARTA SIN ESTAMPILLAS

Huaraz, noviembre 4 del 2019

Prof. Ricardo Piñas Mendoza, Presidente del SERAS

Ciudad

Estimado colega:

            He querido permanecer neutral ante su gestión como Presidente del Servicio de Asistencia Social (SERAS) de la Casa del Maestro por la amistad que nos une, pero no puedo permanecer impasible ante los desaciertos que pone en riesgo el futuro de nuestra Institución, no solo de los que están retirando el 50% de sus ahorros para gozarlos en vida, como lo califican ellos, sino por el riesgo que corremos los que no nos acogemos a esta forma lenta de exterminar a nuestra Institución que vive más de 28 años ayudando en las necesidades más apremiantes de los cesantes y jubilados del sector Educación.

            Usted, estimado colega y quienes le secundan en la directiva, al ser elegidos hace menos de dos años, fue para que velen, defiendan, administren y pongan toda su sabiduría a favor de los asociados y sobre todo cumplir con lo estipulado en nuestro Estatuto. Sin embargo, es lastimoso decirlo, no ha sido necesario que enemigos exteriores al SERAS, ante quienes nos impusimos con una férrea defensa, sean quienes lapiden, sino personal de nuestra misma Institución.

            Quisiera que en la autocrítica a su gestión, ponga como premisa el hecho de que encontró más de dos millones a  plazo fijo y cerca a un millón en Cuenta Corriente, es decir, el SERAS, tenía sus cuentas en azul.

            Hagamos una ligera comparación entre la Directiva que le antecedió y la actual que Ud. preside:

            -Entregamos seis aguinaldos (06) por año; ustedes ni uno.

            Nuestra dieta fue de 300.00 soles mensual; ustedes se han elevado a 750.00 soles al mes sin consulta a la asamblea como dicta nuestro Estatuto.

            -No pagamos arriendo porque la Casa del Maestro es nuestra; ustedes pagan arriendos de una tienda en la Av. Gamarra.

            -Nunca negamos un préstamo a nuestros socios; ustedes tienen congelados los préstamos.

            ¿Con qué fondos se piensa pagar el otro 50% a los socios? ¿Cuál es la situación del centenar de socios que no han solicitado el 50% de sus ahorros?

            Ante esta situación y comprendiendo estos riesgos, pido a Ud. Señor Presidente del SERAS, no tocar el MILLÓN de soles que aún queda en el Banco Pichincha para que sirva de respaldo a los socios que por enfermedad o por radicar en otros puntos del país y otros motivos, no pueden hacer llegar su opinión acerca de su gestión.

                                               Atentamente

                                                                       Olimpio Cotillo Caballero-Firma y rúbrica

Más firmas de adherentes .- Sello de recepción SERAS y fecha 06:11:2019-(R. Piñas).

            Esta carta hasta la fecha no tiene respuesta, pero la situación del SERAS, sigue empeorando.

LA LUMPENIZACIÓN DE LA DERECHA PERUANA

Por: Néstor Espinoza.

La información sesgada y no directa hecha por el diario financiero “GESTIÓN” de Lima sobre la reciente muerte de una joven y un joven que trabajaban en la empresa McDonald’s nos ha impactado tremendamente a quienes todavía conservamos nuestra condición humana.

Nos ha provocado dolor e indignación al mismo tiempo. Dolor no sólo porque los dos jóvenes murieron electrocutados en su centro de trabajo, sino también por terminar considerados de muertos como dos simples perros y no humanos. Indignación, precisamente, por esta forma de trato en su desgracia por quienes tienen metida en la cabeza la perniciosa idea de que más importante que la vida es el dinero. Y han denigrado a los seres humanos, olvidando su propia condición de tales o renunciando a ella. ¡Qué infelices!

¿Hasta dónde ha llegado la derecha en el Perú?. Cuando con el modelo económico neoliberal impuesto por la derecha y su confaloniero japonés de la DIROES, no obstante la enorme desigualdad entre ricos y pobres, la derecha parecía desenvolverse todavía en la legalidad y la moralidad. Pero el año pasado y en el presente, la alfombra de la supuesta legalidad y moralidad que cubría el piso del sistema se levanta de pronto y, para sorpresa y estupor del pueblo, debajo de ella sólo habían ocultas cucarachas, arañas, ratas, ratones y polillas. Y la empresa privada y su institución la CONFIEP, los poderes del Estado, todo estaba atestado de los bichos de la corrupción.

Y hoy nos encontramos en una lucha sin cuartel entre la corrupción y la decencia (moralidad). La derecha usa los peores medios de blindaje, mentiras, victimización, manipulación, para tratar de mantener su poder. ¡Qué asco!.

Para Carlos Marx, que desentrañó la esencia del capitalismo en la plusvalía, es decir, en la explotación del hombre por el hombre, la inmoralidad era connatural a este sistema, porque la explotación no es moral y la corrupción es inmoralidad.

Pero, haga lo que haga, la derecha ya ha cavado su propia tumba y se ha enterrado. De hoy en adelante, ¿podrá dejar de ser considerada como una derecha sólo dedicada a obtener dinero por cualquier medio, sin ley, sin Dios, sin religión, sin moral?. ¡Imposible!

La derecha peruana ha sido incapaz de ser industrial, de forjar un país próspero y con empleo suficiente para todos los peruanos. Sólo se ha mostrado siempre como una derecha extractivista y parásita del Estado.

Y, finalmente, lo único que ha hecho esta derecha es lumpenizarse. Ha sido descubierta y desnudada como una derecha que vive en la ilegalidad y la inmoralidad. ¿Y acaso los sujetos antisociales de la delincuencia común no viven también en la ilegalidad y la inmoralidad? Y entonces, ¿cuál es la diferencia? ¡No hay diferencia!.

Y, a lo mejor, el lumpen resulta superior al oficialismo de derecha por tener reglas que se cumplen, como ocurre con la mafia en la película “El Padrino” de Francis Ford Coppola. ¡Es posible¡.—

También te podría gustar...