SOMBRA SOBRE LOS LÍDERES

El Perú es un país de contrastes muy marcados. Así como hay líderes encumbrados a base de esfuerzo, constancia y mucha sabiduría a quienes no se les da mucha importancia; los hay, líderes salidos demostrando astucia, engaño, demagogia y sinvergüencería y son los que gozan del favor popular y la creencia casi generalizada de la gente sencilla y casi inocente, pero fanática.

            Esta polarización de adeptos y enemigos, no hacen otra cosa que convertirse en muro infranqueable e impedimento para el progreso de los pueblos, que es en última instancia el que paga los platos rotos.

            Uno de los sectores construye y el otro lo destruye con total impunidad y hasta parece con el beneplácito de las autoridades que más se dedican a cuidar sus puestos que a cumplir con las metas de su sector.

            Y de esto se ha dado cuenta la chusma que actúa, primero a tientas como quien prueba la consistencia del terreno. Si no se hunde, avanza triunfante, inmune, con los puños en alto y si hay peligro, zafa el bulto y empuja al resto a que se enfrente al peligro.

            Y, una de las actividades “modernas” que da buenos réditos, es la “política” que en los últimos tiempos está de moda en el Perú al igual que “mercantilizar” la educación privada donde hay plata “como cancha”.

            De todo esto se colige que los partidos tradicionales equivocaron su compromiso con el pueblo y sus líderes se avocaron a satisfacer sus propios apetitos con mil argucias y dejar a su suerte a sus seguidores que poco a poco iban perdiendo la confianza y la mayoría optó por retirarse de sus filas silenciosamente o a formar otras agrupaciones con ideologías extremistas que en cada elección, se tamiza por su cuenta y riesgo. La presencia de pistolas, ametralladoras, gritos desaforados, gestos destemplados no son otra cosa que manifestaciones contra la pobreza, la falta de trabajo y oportunidades de mejor destino.

            Y por su puesto, intenciones inconfesables como reserva.

También te podría gustar...