COSAS DEL AMOR PROFANO

Cortesía: José Alberto Estremadoyro

            Un venezolano y un colombiano se fueron de paseo a una montaña, encontrando casi en la cumbre, una vivienda abandonada. Allí se pusieron a dormir, pero el problema era que había una sola cama. Y como el colombiano era “más pila” tomó como suya la cama y dejó que el venezolano durmiera en el suelo.

            Al llegar la media noche, aparece un fantasma quien les dice: “Soy el fantasma Cocoliso, al que está en la cama me lo piso”…Y zas, se lo cogió al colombiano.

            Al día siguiente el colombiano le dice al venezolano: “Hoy duermes tú en la cama,. Yo en el piso. Al llegar la media noche, aparece nuevamente el fantasma y dice: Soy el fantasma Cocoliso, ayer me lo cogí al de la cama, hoy me cojo al del piso”…

También te podría gustar...