PLUMAS MAESTRAS DE ANCASH: ESCRITORES Y AEDOS

Danilo Sánchez Lihón

1. Globo terráqueo

 El sabio Julio C. Tello reconocía que al pie de las moles graníticas y en los abruptos y encantados repliegues de la cordillera de los Andes se hallan las primeras huellas de la presencia humana en el Perú y el continente y la raíz de la gloriosa cultura que aquí floreciera y lograra portentos.

Y más recientemente en lo que hoy es el departamento de Ancash, entretejido de valles, cañadas, repechos; como de colinas sinuosas, de arrecifes escarpados y picachos de nieves eternas.

Parajes cautivantes donde florecieron asombrosos conglomerados humanos que dejaron muestras de su esplendor en vestigios como Caral, Sechín, Nepeña, La Galgada, Recuay, Chavín, Rapayán, Wari, y tantas otras muestras colosales de su magnificencia.

Por coincidencia también Ancash tiene la geografía más bella y grandiosa del planeta Tierra.

2. Alcanzaron en su suelo

 En Ancash se combina el clima tropical con el gélido; una extraordinaria flora y fauna que se extiende en valles y planicies, como por cerros abruptos y colinas floridas, lagunas y cascadas verde azuladas, cañones exuberantes como cordilleras ásperas de albo granito que reverberan en la alborada.

Y tanto como el paisaje y su geografía es el hondo sentimiento humano de su gente que es el embrujo mucho más espléndido que el que ofrece su naturaleza. La nobleza de sus moradores supera el verdor de sus espigas y el dorado de su sol radiante que todo lo bruñe componiendo uno de los escenarios más impresionantes del globo terráqueo.

Y así como sus culturas, su paisaje y su don de gentes es bastante reconocida la prestancia de su literatura y de las letras ancashinas, en gran parte animadas e impulsadas por la substancia de las culturas ancestrales que en su suelo alcanzaron prosperidad, brillo y resplandor.

 3.  Guías y maestros

 Donde es proverbial el sustrato de mitos, leyendas y cuentos folclóricos que alientan su vida cotidiana y estructuran la idiosincrasia de esa región maciza y henchida.

 También como efecto y consecuencia de la historia convulsa, intensa y apasionada en que con frecuencia se ha visto envuelta, como por la sensibilidad y la conciencia social e histórica de su gente.

Siendo símbolos de esta gesta héroes legendarios, como son Luis Pardo defensor de los pobres, y Pedro Atusparia el alcalde que encabezó un movimiento de reivindicativo a favor de la población indígena.

Se sabía acerca de la profusión y calidad de dicha literatura. Sin embargo, no teníamos la visión panorámica que permitiera apreciarla integralmente y en toda su magnitud.

 4. Logros y aciertos

 Y he aquí lo interesante del aporte de Olimpio Cotillo Caballero en su obra, Plumas maestras de Ancash, escritores y aedos”.

Lo primero para poder verla ahora, a esta manifestación importante de los pueblos como es la literatura, por fin reunida en una muestra y en un corpus organizado y panorámico; y admirar su riqueza, su variedad y su enjundia excepcional.

Acometer un trabajo como este, como lo ha realizado su autor, ya es un acto de arrojo, de coraje y osadía. Y en la dimensión de dicha intrepidez son los resplandores de los resultados obtenidos.

El de una obra que resulta fundamental, tanto que lograrla supone una cuota muy alta de desvelo, de tesón y sacrificio, valores imprescindibles para saber sopesar, equilibrar y poner todo en su justa medida como es uno de los primeros logros y aciertos aquí alcanzados.

 5. Hacia qué derrotero

 Hacer una obra como esta significa devoción y consagración totales a la tierra que nos vio nacer, a nuestra heredad, a nuestra historia. Significa querer legar lo mejor de lo mejor a las generaciones venideras.

Significa ser guías, maestros y conductores del mañana de los pueblos que esperan de las generaciones que las precedieron ejemplos de esfuerzo, de vigor y de consagración a las causas que enaltecen a los pueblos.

La importancia de este libro es fundamental porque principalmente fortalece la identidad regional, haciendo más visible el ser colectivo de una región decisiva en nuestro país.

Porque conocer sus vicisitudes es al final de cuentas conocernos cómo somos nosotros mismos, y de ese modo nos permitirá tomar conciencia de qué modo y hacia qué derrotero avanzar.

 6. Luceros en el firmamento

 Mucho más cuando lo seleccionado tiene el sello de una literatura que significa adhesión, compromiso y filiación a un ámbito y espacio cultural determinado y que en el caso de la región de Ancash deviene en mítico y en sagrado.

Porque son visibles y destacadas las peculiaridades regionales de esta literatura, como tendencias generales, las que paso a referir:

1. Su compromiso social. 2. Su raigambre y entrelazamiento con lo más genuinamente humano. 3. Las relaciones armónicas que establece con el mundo ancestral. 4. El vínculo tan estrecho que establece con la naturaleza. 5. Y por ser una literatura solidaria con el dolor de la gente de base, humilde y auténtica.

Porque con todo ello de lo que se trata es de fijar bien nuestras raíces y nuestros cimientos para poder sostenernos con firmeza y rastrear con la mirada y con los brazos nuevas rutas terrenales y siderales e identificar hogueras, así como luceros en el firmamento.

 7. Brazos abiertos

 Por tales razones agradezco a su autor el honor que me ha conferido para prologar esta obra fundamental. Porque hacer la presentación de un libro como este es salir a esperar a un puerto una nave que hace muchísimos años, siglos y milenios viene viajando y llega ahora inhiesta a puerto.

Partió desde una rivera remota enrumbándose hacia un futuro desconocido y soñado de un mañana incipiente, anhelando como una imagen indecisa y titubeante.

Para llegar algún día hacia aquel puerto distante que somos nosotros quienes recibimos esta obra en esta ensenada, el día de hoy en que llega esa nave con todos sus pendones y sus banderas izadas.

¡Qué bueno que todo esto se plasme en un libro que arriba a su orilla y a su puerto hoy día, en una travesía de navegación por lugares ignotos! ¡Qué bueno que lo recibamos con los brazos abiertos y como se lo merece por su esmero, por su entusiasmo y su trascendencia!—

*****

También te podría gustar...