IMPRESORAS DE DUELO POR LA MUERTE DEL PERIODISTA TOBÍAS SARMIENTO

Foto Cortesía “El Inca”- Caraz

         El 19 de setiembre del 2018, Caraz perdió a uno de sus preciados hijos como lo fue Rómulo Pajuelo Prieto, de quien la ciudadanía guarda los más gratos recuerdos por haber entregado su vida a las causas más nobles, especialmente la producción intelectual.

            Pasado algún tiempo, Caraz vuelve a perder a otro gran hombre, noble y entregado de alma y cuerpo al periodismo, como Tobías Sarmiento Aquino, por mucho tiempo Corresponsal del Diario capitalino, La Prensa.

            “Don Tobi”, como cariñosamente lo llamábamos sus amigos, cubría los acontecimientos de los distritos, caseríos y pueblitos arrinconados en el olvido de su amado Huaylas y con más asiduidad de la ciudad de Caraz y Huallanca, este último lugar donde estaba su centro de trabajo, vale decir en la “Hidro” que era bien recibido por “Los Tigres” de La Prensa.

            Con el tiempo, descubrimos nuestras afinidades y cultivamos una gran amistad y con mayor razón entre colegas del mismo diario, en el que también el suscrito fue Corresponsal hasta que este importante medio de comunicación, cerró sus puertas en 1982.

              Hasta hace unos años, nunca desvelamos nuestra creencia religiosa, pero Don Tobi, corrió el cendal y puso al descubierto que él era de una religión, para mí desconocida.

            Y mi sorpresa fue mayor, al recibir la copia espiralada del libro “Galaxia X-9 editado por APU, un mundo sin dinero – Vitko Novi.

            En la carátula y con artísticas manos, Don Tobi me dedica “Con todo cariño, afecto y respeto al inolvidable y amado MAESTRO Olimpio Cotillo Caballero, comparable solamente con el GRAN MAESTRO ZAY, que controla el Universo Celestial”, firma, sello y fecha: 13 de enero del 2015.

            Sinceramente, luego de leerlo, quedé anonadado, perplejo e incrédulo, como un amigo me conceptuaba en sus elucubraciones con un personaje misterioso y de leyenda, Maestro Zay.

            En aquellos momentos, lo único que pensé fue sobre la Villa del Señor, donde podemos morar todos, sin importar colores ni ángulos de prismas, peor mundos esotéricos.

            De lo que sí, siempre admiré en Don Tobi, fue su persistencia, su entrega total al periodismo desde el sitial que le encomendaban como el caso de la Revista MUSHOG RUNA (Hombre Nuevo) que me hacía llegar cada fin de mes como vocero de los pueblos de la Provincia de Huaylas con sede en Huallanca y dirigido por Zenobio León Rojas, también colaborador en El Inca y emisoras de la capital Huaylina.

            Descansa en paz, mi siempre reverenciado Don Tobi.—

También te podría gustar...