MIRO QUIROZ RAMÍREZ: LITERATURA DE CLARÍSIMA ESTIRPE POPULAR.

Por: Luis Albitres Mendo             

MIRO QUIROZ RAMÍREZ (Bolívar, Niepos, San Miguel, Cajamarca, 1945): Ante todo es un maestro como pocos, de esos que ya no se ven con frecuencia hoy en día, maestros por antonomasia, por convicción y vocación. Se le nota cuando habla frente a públicos diversos, en el aura que le rodea, en su recia personalidad.

A tal punto que ha escrito, con inteligencia y coraje, nada menos que un libro revolucionario, libro paradigmático (Escuela Agitadora y Aporte Tecnológico) , que de ser tomado en cuenta, en los planes y programas del ministerio de educación, revolucionaría la pedagogía peruana.

Desde las entrañas de su enorme experiencia pedagógica, saca a luz un libro emblemático, totalmente innovador. Inspiración y transpiración (creación y práctica) para educar nuestra sensibilidad estética y artística, fuentes innegables de humanización y madurez. El arte como liberación comprometida, no evasiva.

Otra sería la situación educativa en el Perú, pues todo depende del sistema, que nos tiene aprisionados e inermes. Lo que hace falta es cambiarlo, empezando por nosotros mismos.

Este libro pedagógico ha salido de su posición visionaria frente a la realidad, de su inteligente observación, del constante estudio e investigación, en el campo educativo en los pueblos donde le tocó laborar y sobre todo, aplicando su infatigable experiencia.

Ojalá las novedosas sugerencias que están plasmadas en este libro, gracias a la sabiduría didáctica y pedagógica del descollante profesor Miro Quiroz Ramírez, se difundieran y disfrutaran en todos los colegios del Perú.

EL FRAGOR DE LAS LUCHAS POPULARES: EL VALOR SUPREMO DEL AGUA

“ARPEGIOS DE QUENAS Y CLARINES se enmarca dentro del realismo rural, aquel que fue desarrollado principalmente por Ciro Alegría, José María Arguedas y Manuel Scorza, años atrás. Expone la temática ambientalista para que los lectores reflexionen y tomen una postura firme en defensa del agua. En ese sentido, el libro cumple un papel forjador del pensamiento crítico que tanta falta hace a las nuevas generaciones”    DARÍO HERNÁNDEZ QUIROZ

A todo esto debemos añadir, el innato talento para la narración, con que cuenta Miro Quiroz Ramírez. Sus cuentos son transparentes como la atmósfera del pueblo cajamarquino donde nació, Bolívar, y cristalinos como el agua de los puquios que defienden los campesinos de Cajamarca o el agua de los torrentes que, posiblemente, vio correr en su niñez.

La narración ARPEGIOS DE QUENAS Y CLARINES, perteneciente a la saga ABRIENDO CAMINO II,  constituye un recio alegato a favor de los reclamos. Robusta imprecación cargada de fuerza, enalteciendo la emblemática figura de la cajamarquina MÁXIMA ACUÑA, símbolo de la resistencia, frente a la prepotencia.

De soslayo lo impulsa el innegable aspecto político. Cómo no, si estaba en juego un elemento vital, el agua.

El feroz encontronazo que hubo entre mineros y ecologistas fue histórico, pese a maltratos, muertes y lucha desigual. Por ello ha constituido el protagónico tema para Miro, quien se inspira en la realidad y la convierte en una cuestión épica, donde prima el fragor de las luchas populares, incluso el lenguaje de sus diálogos es de una oralidad lugareña, conscientes los personajes del valor supremo del agua.

Hay que señalar no obstante, que estos valientes cajamarquinos, entregados a la defensa de lo suyo, se ven traicionados tanto por las fuerzas del orden como por sus propios líderes, quienes optaron por sacar provecho personal y no hicieron nada por ese pueblo combativo, pues Cajamarca, siendo una región ubérrima, actualmente está en una situación paupérrima, ocupando últimos lugares en las encuestas económicas.

¿Han sido en vano tantas marchas y muertes de heroicas personas? Por supuesto que no. Sería bueno, sin embargo, pedir cuentas a los culpables de la actual situación de Cajamarca, una región tan rica y que ahora está dando pena por la inclemente recesión.

La Historia juzgará a esos falsos líderes, pésimos de algún tiempo iríamos, pues siguen engañando al pueblo, al estilo de los políticos de siempre, dizque quieren llegar a la presidencia de la república. Já, si ni siquiera resolvieron un problema regional, ¿podrán con algo más grande?

Cajamarca cayó en manos de mineros codiciosos y obtusos, pero también tuvo en ese momento, autoridades además de corruptas, definitivamente incapaces.

La tragedia de Atahualpa sigue dándose ¿el destino continúa sacrificando a esta bella región? Son los mismísimos hombres los que afirman que luchan por el pueblo. Necesitamos que nuestros paisanos abran bien los ojos a la realidad y no se dejen engañar.

FUERZA INCONTENIBLE QUE LE VIENE DE SUS ANCESTROS

ARPEGIOS DE QUENAS Y PUTUTOS: Narración anclada específicamente alrededor del problema “Conga no va”, “Agua Sí, Oro No”, suscitado hace algún tiempo atrás (julio del 2012), pone como protagonista al pueblo que salió a las calles, centrando su interés en relievar la figura de Máxima Acuña Chaupe, quien personifica la resistencia de la población cajamarquina.

Aparentemente débil y fácil de sujeción, Máxima, con una fuerza incontenible, que le viene de sus ancestros, valiente y plena de arrojo y discernimiento, atributos innatos, pues no ha seguido estudios, defiende su parcela con oficio y pundonor, contra una empresa minera poderosa, a tal punto que ha sido premiada, nada menos que en USA, con un galardón internacional, a modo de solidaridad, por una entidad de Derechos Humanos.

Máxima Acuña, valiente campesina que impidió el arbitrario desalojo de su parcela, pese a maltratos y agresiones por parte de personal contratado de la minera Yanacocha.

 Máxima Acuña Chaupe, valioso ejemplo de entereza y pundonor, ejemplo para nuestras juventudes.

MORIR POR UNA CAUSA JUSTA: ES VIVIR ETERNAMENTE

Todo esto sucedió en la atmósfera y época en que hubo conatos de atentar contra el agua de Cajamarca, con motivo del proyecto de Conga. De inmediato los movimientos de reclamo y resistencia alcanzaron ribetes nacionales e internacionales. Enardecida la multitud, el pueblo marchaba en defensa de la tierra, el agua y la vida.

Lagunas como Azul, El Perol y Nomococha, son mencionadas por el autor entre otras infaustas atrocidades de las que acontecieron fatalmente en dicha ocasión.

La infiltración de policías entre los manifestantes, ocasionando daños materiales, a fin de tildarlos luego, de “terroristas”, deleznable táctica, que desde todo punto de vista causa indignación, repudio y condena.

Evidentemente, se trataba de una manifestación popular, pacífica, civilizada, eminentemente ecológica.

El autor resalta las figuras de los cinco fallecidos en estas salvajes refriegas: Eleuterio García Rojas, José Faustino Silva Sánchez, César Medina Aguilar, Joselito Vásquez Jambo (“morir por una causa justa es vivir eternamente”) y Antonio Sánchez Huamán (“que si de morir se trata hay que hacerlo cuando digna es la causa y se construye el porvenir de nuestros hijos”).

El relato alcanza estertores de tragedia cuando toca detalles de masacres y asesinatos. Vergonzoso papel de policías, creados para proteger al pueblo y provenientes de su seno, atacando con fratricida violencia a su propia gente.

Estremecedoras voces lanzando su impotencia y furia, pidiendo justicia: “¡Asesinos! ¡Cobardes miserables!, ¡La sangre derramada, jamás será olvidada”!

Actos de intimidación, desarticulación y detenciones indiscriminadas, con fines desalentadores de todo tipo, no se hicieron esperar: trámites judiciales acelerados contra sus dirigentes, procesos sin defensa, aislamiento, juicios en sitios lejanos, para ellos, como Chiclayo, etc.

Palabras de un prisionero a sus compañeros, también presos: “El luchar es una escuela de honor, donde se aprende a sufrir, para enseñar mejor cómo se debe morir”.

HECHOS QUE POBLARON NUESTRA MEMORIA

Conmovedor relato que logra estremecer las fibras de nervios, corazón y cerebro al ponernos en contacto con la versión vívida de marchas, masacres, vicisitudes y apresamientos.

Los consiguientes estragos y penurias para presos y familiares, en busca de defensa y libertad. Infame papelón de un Gobierno, incapaz de dar solución equitativa y justiciera a los pacíficos reclamos de sus ciudadanos. Al fin y al cabo, son personas a las cuales están llamados a servir, proteger y ayudar: Son paisanos, coterráneos, compatriotas. Políticos y gobernantes parece que olvidaran esta verdad con increíble facilidad.

El implacable juzgamiento a militares, autoridades y gobierno de turno, los lectores no deberían tomarlo como excesivo. Por el contrario, la realidad excedió al lado ficcional de este concienzudo relato, que inicia lo que probablemente otros escritores cajamarquinos abordarán más adelante en sesudos libros para la posteridad.

Un relato ajustado a la historia, la lucha de los pueblos, con ribetes inocultablemente políticos, el tema eminentemente social es de una encomiable y paradigmática lucha ecológica.

Ostensiblemente aborda el tenso conflicto último habido en Cajamarca, a causa de la lucha por el agua, esforzándose incluso, en el estilo costumbrista, en utilizar el castellano que se habla en esta singular región, con sus modismos y costumbres propias.

El autor, en este relato y en todos sus cuentos, incluye espontánea y orgullosamente, la forma particular del lenguaje netamente cajamarquino.

Uno de los más descollantes logros del libro, traer a la memoria colectiva uno de los momentos más dramáticos de la historia social y humana, no solo de Cajamarca, también del Perú.

Captura la atención del lector, conmoviéndolo hasta las lágrimas, al describir detalladamente, los escarceos, el incansable fragor de las marchas, los incesantes reclamos y el intermitente  grito vigoroso, que se convirtió en icónico: “Agua Sí, Oro No”, de un pueblo resuelto y esperanzado, al cual, tal como hemos observado en las últimas elecciones de este 26 de enero, ya no se le puede engañar tan fácilmente.

Quiróz Ramírez imprime realismo y dramatismo al incidir en las contundentes respuestas orales de Máxima Acuña Culque. La realidad traída a la creación narrativa, colocándola en medio de los acontecimientos como protagonista central de una serie de relatos hilvanados por las circunstancias.

La narración está construida en base a lo que realmente sucedió, de clarísima estirpe popular. El contenido temático en general es ampliamente conocido, habiendo sido difundido por los medios.

El autor combina hábilmente lo social, con un estilo singular, enfatizando su compromiso con la historia, la política y la literatura.

EL BIEN ES PARA TODOS LOS PERUANOS

Con ideas muy claras sobre la realidad de su entorno, MÁXIMA ACUÑA CULQUE, en quien Miro Quiróz logra protagonizar el aspecto doctrinario por el cual “Conga No Va”, pone en sus labios la electrizante respuesta que les da a sus jueces, a quienes les salió el tiro por la culata, pues pensaron que esta humilde pero aguerrida mujer, desfallecería frente a sus impugnaciones y preguntas capciosas:

“Todo cambiará cuando las mineras paguen justos impuestos al Estado, no dañen el medio ambiente haciendo minería en cabecera de cuenca; cuando el Gobierno atienda a la agricultura, haga industrias en el Perú, nos dé asistencia técnica para aumentar la producción agrícola, y los recursos económicos se distribuyan de acuerdo a las necesidades para que podamos vivir mejor. (…) Esto es el cambio que quiero, por eso también fui a la protesta. ¿Acaso el bien es solo para mi? No, señor juez, el bien es para todos los peruanos. No es bueno que lleven nuestro oro, plata, cobre…y el Perú no tenga dinero para hacer escuelas, dotar de agua potable y luz a los más pobres”

ARMONÍA PERENNE ENTRE LA NATURALEZA Y EL HOMBRE

Juzgamientos inicuos, procesos lentos, acusaciones incongruentes. Movilizaciones que impactaron a nivel nacional e internacional. Enfrentamientos desmesurados e injustos. La barbarie fue impuesta a fin de doblegar a los alzados. No pudieron conseguirlo pese a desvaríos y excesos. La protesta por los detenidos cobró una gran trascendencia, a tal punto que los hechos que ocurrieron en tal entonces tuvieron repercusión planetaria.

El autor trae a colación a Mateo 5, 10: la bíblica bienaventuranza:

“Felices los que son perseguidos por causa del bien, porque de ellos es el reino de los cielos”.

Cuando un juez arguye: “A usted y a los demás comprendidos en este proceso se les acusa por causar daños a la propiedad privada”, Máxima contrapone:

“Esa pregunta corresponde que haga usted a Buenaventura, porque ellos desde hace dos años son los que tumbaron mi casa, mataron mis ovejas y tumbaron las pircas de mi terreno”

 Finaliza con las palabras de Máxima, quien fue la protagonista principal de una lucha que aún no ha finalizado y que se inscribe  en los aprestamientos para lograr una armonía perenne entre la naturaleza y el hombre.

Máxima Acuña Culque obtuvo, no hace mucho, un galardón internacional que reconoce la medular importancia de su lucha frente a un ente de tanto poder como la minera Yanacocha. En esta obra es reconocida como un símbolo. El significado de la resistencia, desde el punto de vista ecológico, en una inusual y valerosa dimensión humana.

 

AFAN DE PERENNIZAR EVENTOS HISTÓRICOS NO SE ALEJA DE LA ESPERANZA

ARPEGIOS DE QUENAS Y PUTUTOS: De aparente sencillez en su estilo, genera un impacto irreversible la apasionante lectura, donde refiere la brutal concatenación de los acontecimientos narrados, hechos que aún perduran en la memoria colectiva cajamarquina y ameritan mayores indagaciones, investigación académica y sanciones a los responsables.

Remarcable por una estructura narrativa muy particular, se entroniza el afán de perennizar eventos históricos como los narrados.

Felizmente, el poder narrativo de este cuento es optimista, tal como apunta el título musical (Arpegios de quenas y pututos) escogido por el narrador cajamarquino, quien no se aleja de una mirada esperanzadora del futuro, avizorado en una juventud que ya no puede ser avasallada ni manipulada por mesiánicos improvisadores de pacotilla.

En buena hora, gracias a la actual comunicación, información y constante lenguaje visual que navega a raudales a nivel planetario, en internet y otros medios, nuestra gente ya no se dejará engañar jamás.

LOS ÁNIMOS SE AVIVAN Y CUNDE LA ESPERANZA

En su interesantísima y sugestiva serie ABRIENDO CAMINO I, que tal parece serán varios por la cantidad de cuentos, hemos podido enfrascarnos en varios relatos cortos de lozanía admirable.

En un hojear rápido, por lo interesante de su contenido, encuentro frescura, desenfado, fluidez y una prosa límpida y transparente como el cielo primigenio de sus primeros años o el tornasol en el lomo de las aguas de un torrente, en cuyos breves remansos se refleja en la superficie contrastada de una montaña andina.

DE LA TULLPA A LA KUTIPA, es el original título de este cuento que en realidad podrían ser  vocablos ¿quechuas, culli? No lo sé. El autor explica que significa DEL FOGÓN AL DESHIERBE.

Se utilizan en esta parte de Cajamarca, pertenecen a un lenguaje regional rico en localismos onomatopéyicos y sonoros.

Breve narración que describe, por lo demás en forma parabólica, una lluvia torrencial y un simpático grupo de púberes que son protagonistas y testigos del humor y la sagacidad de los labriegos, quienes en forma graciosa se burlan de las autoridades educativas al designar a su personal.

El valor nutritivo de la comida campesina da realce a uno de los cuentos cortos, enfatizando la picardía de cocineras, adolescentes y hombres de labranza, quienes laboran en medio de grandes urgencias. Y aquí sí se siente el auténtico apetito, es decir el hambre posterior al cansancio. Con los alimentos calientitos y su posterior licorcito, un vaso de chicha de jora o una copita de cañazo, los ánimos se avivan y cunde la esperanza.

INCÓGNITAS Y PROMESAS EN LA LABOR PEDAGÓGICA

LOS SUBVERSIVOS: En boca de uno de los maestros pone frases de profunda verdad:

“Las escuelas y las iglesias deben ser los recintos en donde hacen posada la justicia y la libertad, ambas son la fuerza del desarrollo espiritual de la sociedad”

“El deber cristiano de saciar el hambre de los desposeídos, y cubrir el techo para los peregrinos, se plasma mejorando los sueldos y salarios”

“Jesús es justicia”- “Orar es trabajar”, etc.

En este cuento se destaca la importancia de la educación en nuestra patria. La trascendencia de las brigadas culturales y el sólido trinomio que debe marchar mancomunado: Padres de familia, maestros y educandos. Objetivo medular: Promover nuevos líderes.

En “Los Subversivos”, describiendo con detalle las peripecias que sufren los docentes en pueblos del interior de nuestra patria, y en forma amena, el autor hace desfilar la historia de dos maestros de grandes dotes y con mejores intenciones, quienes por intentar imponer una verdad redonda serán tildados de subversivos.

LUCHA Y VICTORIA, HIJA MAYOR DEL SACRIFICIO

“La creación artística es la expresión propia en la que cada ser podrá encontrarse a sí mismo y entrar en comunicación con sus semejantes; creando un ambiente adecuado para que los niños se incorporen al desempeño artístico y dejen de ser los marginados como lo quiere esta sociedad dominada y dependiente”.

De paso, en esta narración, se deslizan ideas magistrales: Hacer participar a los alumnos permanentemente marginados. Se obtienen resultados fantásticos. Uno de los maestros remarcó algo importantísimo:

“las acciones artísticas deben estar orientadas para que los niños y padres de familia se incorporen al grupo social y creen consciencia que el teatro no es solo una sana diversión, sino también, un medio de liberación”.

Sutilmente, los dos docentes enseñan a sus pupilos, a partir de las actividades culturales, “hacer de la calle una escuela de lucha y victoria, hija mayor del sacrificio”.

JUSTICIA Y LIBERTAD: DESARROLLO ESPIRITUAL DE LA SOCIEDAD

Llega la huelga magisterial y es el momento de responsabilidades y tomas de conciencia. Paralelamente a las luchas sindicales, en una actividad religiosa de los maestros, con mucho conocimiento y sagacidad, uno de los maestros protagonista expresó:    

“Las escuelas y las iglesias deben ser los recintos en donde hacen posada la justicia y la libertad, ambas son la fuerza del desarrollo espiritual de la sociedad”.   

Concluye haciendo mención a San Mateo 5: 6 “El deber cristiano de saciar el hambre de los desposeídos, y cubrir el techo para los peregrinos, se plasma mejorando los sueldos y salarios”

Ante estos decididos arrestos de toma de consciencia y la huelga magisterial que llegó para defender sus derechos, algunas malas autoridades educativas reaccionaron con represalias. De un momento a otro surgió, “por convenir al servicio”, una reasignación a un pueblo lejano de la serranía, satanizados “por enemigos de la religión y subversivos”.

Con esos falsos cargos, en la comunidad asignada nadie quiso recibirlos y la dureza de vida dio comienzo, con hambres incluidas, asperezas y sufrimientos de toda laya en cuanto a alimentación y hospedaje.

MEJOR GUÍA, LA PRÁCTICA. / MEJOR TESTIGO, LA COMUNIDAD. / LOS NIÑOS, NUESTRA INSPIRACIÓN.

Como sucede en todo el país, los maestros no se amilanaron. Por el contrario, su compulsión a la niñez, en su afán de sacar adelante a la juventud del lugar, trabajaron sin medida e inventaron el plan ÚNETE.

De su creatividad emergieron dos pancartas super motivadoras, en una comunidad sumamente cristiana: “JESÚS ES JUSTICIA” y “ORAR ES TRABAJAR”.

Los maestros explicaron al líder lugareño el significado de estos letreros:

“La oración y el trabajo nos dan una visión amplia de la voluntad de Jesús”, nos anima a cumplir el deseo del Maestro. Libertad y justicia. Enseña a alcanzar el sustento espiritual y material, es decir, es práctica y acción. Para eso estamos aquí. Para contagiar a los niños de estos grandes valores.

De soslayo, resaltar costumbres típicas del Ande peruano del norte y que tienen mucho de la solidaridad cultivada desde el incario: la minka, el landaruto (primer corte de pelo de los niños), la pela del coche, los peliches y “hasta las moliendas en donde era infaltable el guashpay (aguariente o cañazo)”.

Son mencionadas también ciertas comidas típicas y que son comunes en todos los pueblos del Ande peruano: el cuy frito o estofado, la gallina con papas y ollucos guisados, y de postre la miel de caña con quesillo.

Se hace mención también: la alegría de las bandas, las peleas de gallos, etc. actividades que animan estas reuniones colectivas.

Terminada exitosamente la huelga magisterial, en el lugar donde enseñaban estos valerosos maestros, lideraron la acción, despertando en la comunidad el deseo de mejorar, a través de trabajos activados mancomunadamente.

En esta oportunidad el objetivo consistió en fabricar carpetas para los alumnos ya que disponían de madera. En realidad los perspicaces maestros reactivaron la minka, el trabajo comunal gratuito, acostumbrado desde la época de los incas.

Valiosa propuesta de Miro Quiróz Ramírez, a través de sus personajes en este cuento:

“luchar contra los males del sistema educativo; nuestra práctica será la mejor guía; la comunidad, el mejor testigo, y los niños nuestra inspiración”.

 

ANICETO DECRETÓ SU TRIUNFO

 

LAS PROFESÍAS DE ANICETO: Este cuento hace recordar al Paco Yunque de Vallejo, solo que en este caso, el intrépido y sagaz Aniceto concreta el triunfo de los inteligentes sin importar su procedencia, su pobreza y la falta de incentivos, ventajas que a los hijos de los poderosos les sobran y sin embargo no aprovechan.

Aquí se cumple aquello de “lo que piensas eso se cumple”. Aniceto decretó su triunfo al afirmar que vencería, en los dos retos: el concurso y el amor de la soberana.  

 ILUSIONES Y PRECARIEDADES EN LA CAPITAL

LA MULETA, MI COMPAÑERA ETERNA: Bellísimo cuento que compromete a una pareja de jóvenes que dejan muy tiernos su tierra, a los 17 años, para enfrascados en ilusiones y precariedades, iniciar en Lima una serie de labores que los llevarían poco a poco hacia el pináculo de la felicidad. Por el éxito económico y la fidelidad confirmada.

En contra de lo normal en la vida, que el que surge aspira a “superarse” en todo sentido y olvida por completo sus raíces y valores, en este maravilloso cuento percibimos orientación social, política, ecológica e incluso, y es lo más loable, espiritual (“Todo el que pone la mano al arado no puede mirar hacia atrás” Lucas, 10, 62).

PARA TRIUNFAR EN LA VIDA

En EL MEJOR REGALO, narra las peripecias de una trabajadora, quien habiendo quedado viuda, se ganaba la vida preparando menú para los comerciantes de un mercado en Chiclayo.

Ella aprende a ser “persevante, honrada, fraterna y solidaria, armas claves para triunfar en la vida” en el trato con las maestras del Jardín de Infancia “Las Cucardas” donde estudia su última hijita.

Considerando sus esfuerzos, sus tres hijos le regalan el mejor regalo: un acendrado deseo de lograr sus metas a fin de graduarse, trabajar y evitarle a la madre el seguir “quemando sus manos” en la cocina.

MUESTRA FEHACIENTE DE EVOLUCIÓN

LINDEROS DE PENCA: Un cuento que partiendo de las graves injusticias de parte de un hacendado en contra de sus peones parceleros, a quienes obliga a emigrar ante tanta explotación, consigue con ello que ellos progresen en otros valles.

Al cabo de un tiempo llega la otra cara de la moneda. Un terrible huayco deja sin casa y sin tierras al hacendado aludido. Enterados sus antiguos parceleros, sin ningún rencor ni odio, acudieron a solidarizarse con él en la desgracia y lo acogieron en sus nuevas tierras. Ejemplo de madurez y evolución en el alma de los más sencillos. Una gran verdad que lo percibimos todos: Los más pobres son más generosos que los ricos. Y eso se nota claramente en los pueblos más alejados del Perú profundo. Lo han confirmado los estudiosos sociales.

También te podría gustar...