CLUB ANCASH CUMPLIÓ SUS BODAS DE TITANO

El Club Ancash, institución representativa de las 20 provincias con que cuenta su territorio, acaba de cumplir sus Bodas de Titano (70 años), con múltiples actividades que consolidan su fortaleza.

Una de ellas es el haber publicado la hermosa revista Forjando Ancash que lo dirige el Dr. Filomeno Zubieta Núñez y un selecto grupo de intelectuales y colaboradores que rubrican diferentes temas relacionados al accionar del Departamento de Ancash.

 Al hojearlo, difícil es dejar de leer sus enjundiosos artículos desde la presentación escrita por su Director, quien recuerda la identidad como meta, sin olvidar al visionario ancashino Erasmo Roca que en 1949 tuvo la feliz idea de reunir en un monolítico corpus a todos los habitantes de esta zona “para fomentar la confraternidad de sus asociados” teniendo como sede el Jr. Horacio Urteaga 660- Jesús María-Lima.

José Antonio Salazar Mejía, estampa en las primeras páginas de la revista Forjando Ancash un estudio sobre las “Danzas, tradiciones, fiestas patronales y la obra de artistas ancashinos declarados como Patrimonio Cultural de la Nación; Joseph Bernabé, escribe sobre el Qapag Ñan en Ancash artículo que se sustenta en los estudios del sabio Santiago Antúnez de Mayolo; Lorenzo A. Samaniego Román, nos hace conocer el patrimonio arqueológico de la Sub Región Pacífico; Filomeno Zubieta Núñez, estampa las opiniones de Alfredo Torero Fernández sobre la “Introducción al estudio del quechua ancashino.

De la pluma de Julio R. Villanueva Sotomayor, se consolidan “Los primeros republicanos de Huaraz” siguiendo las huellas de Bolívar al descubrirse el acta  de su fundación.

Para ejemplo de las nuevas generaciones se recuerda la estancia en el extranjero de los ancashinos, que luego retornan a su patria a poner los cimientos del progreso. Ejemplos claros son las vidas ejemplares del Primer Mariscal del Perú, Toribio de Luzuriaga y Mejía de Huaraz, el sabio aijino Santiago Antúnez de Mayolo, Eleazar Guzmán Barrón de Huari y muchos más de la pluma de Armando Zarazú Aldave.

Misael Noriega Barrón, pone en lugar privilegiado al P. Ugo de Censi y su inconmensurable obra en Chacas y pueblos de su entorno a los que saca del atraso y el conformismo, su obra no solo es pastoral, sino que abarca el desarrollo y el empleo de la mano de obra que eran fuerza y técnica en potencia. Faltando tres meses para cumplir los 50 años del fatídico sismo del 70, Juan Rodríguez Jara, nos adelanta en revivir momentos aciagos en que desaparecieron ciudades enteras y se perdió en la ZAS más de 70 mil vidas.

Y como no podía ser de otra manera, también se enfoca los momentos actuales cuando Jheison Huerta, recibe el premio de la NASA  por su fotografía desde el espejo “más grande del mundo” reflejados en la Gran Nube de Magallanes.

No desperdicia ocasión de recordar a las autoridades de turno la construcción de la carretera longitudinal de Conchukos que sacará a muchos pueblos del olvido y la pobreza. La nota corresponde a Leopoldo Ochoa Poma.

El mar peruano está presente en la nota que escribe Julio G. Gonzales Fernández, quien reitera la importancia de la dieta con el consumo de la anchoveta.

También está presente la voz de una dama, Mariluz Antúnez Rodríguez que aboga por el no maltrato a la niñez.

Y para muchos retrógrados, Néstor Espinoza Haro demuestra la inteligencia de los provincianos presentes siempre en la vida cotidiana de los peruanos, como gobernantes, intelectuales de nota y sobresalientes en toda actividad creativa.

Nelly Villanueva Figueroa, se hace presente con una interesante nota sobre el “Prodigioso Siete”. Y Nalo Alvarado Balarezo, nos obsequia de su pluma el tierno cuento “El pichuichanca de los escarpines blancos”, refiriéndose a un gorrión habitante de las punas de Lampaspampa a más de 4,000 metros sobre el mar.

El discutido y discutible “Conchucos”, es la nota de Elmer Neyra Valverde, quien recuerda que en esta zona están ubicadas las provincias de Huari, Antonio Raimondi, Asunción, Carlos Fermín Fitzcarrald, Mariscal Luzuriaga, Pomabamba, Sihuas, además de los importantes distritos de Conchucos y Pampas de la provincia de Pallasca y Yanama de la provincia de Yungay.

Y como plato fuerte, tenemos la producción literaria de Julio Villanueva Sotomayor, Walter A. Vidal, Armando Alvarado Balarezo y Norka Bríos Ramos.

            Abundan testimonios gráficos de los festejos del 70 Aniversario del Club Ancash y la alegría desbordante de quienes tuvieron la suerte de estar presentes.

            Forjando Ancash se ha editado para complacer los gustos más exigentes de los lectores, no solo del departamento, sino de muchos otros lugares que quisieran tener el gusto y la pluma de los moradores de este paraíso terrenal.—

NUEVA COLUMNA

Resultado de imagen para diario la prensa de lima

            ERA MAYO DE HACE 50 AÑOS, será una nueva columna de Página Dominical, donde enfocaremos pasajes vividos antes, durante y después del sismo del 70. Nos servirá de base para este nuevo capítulo de nuestra historia, los archivos del diario La Prensa, donde fuimos corresponsal hasta su cierre el 82. También nos valdremos de nuestras publicaciones en otros diarios y revistas, donde dejamos testimonio de nuestra trágica vida hasta estos días.

            Ojalá tengan paciencia para leernos. De todos modos nos atrevemos a estar con ustedes, pálidos, pero serenos.

1.-ANUNCIOS DE ULTRATUMBA EN YUNGAY 

            Nunca se develó el misterio de por qué en los altoparlantes regados en las principales calles de Yungay, se escuchaba, mañana y al anochecer la canción “NORMA MÍA” interpretado por Gustavo Hit Moreno: Desde que te conocí/ no puedo vivir sin ti/ no sabes lo que es amor/ Norma mía/…

            Este fenómeno sucedía en 1960 al 62 en que el suscrito estudiaba en la Escuela Normal de Tingua y trasladado a la ciudad de Yungay el 62 porque en el conventual local de Tingua se había caído una columna en el primer patio, sin que nadie diera una explicación lógica.

            Cuando volví a visitar Yungay después de unos años, donde mi hermano Florencio era Supervisor de Educación, en los altoparlantes de la municipalidad, se seguía escuchando “Norma Mía”: “Me voy, pero volveré/ ¡oh sí volveré!/ así te lo prometí/ Norma mía.

            En esta última oportunidad, esa hermosa canción nueva olera, ya no era de compases alegres, ni hacía delirar a las quinceañeras, sino era triste e invitaba a lagrimear y llenarse de nostalgia infinita sin explicarse el motivo de este estado de ánimo.

            Y más aún, cuando mi cuñada Victorita, de súbito quería estallar en llanto para decirme: No sé qué va a suceder en Yungay, están sucediendo cosas muy feas hasta en el interior del templo…!Ay Dios mío!..no sé qué va a suceder…Predestinaba…

            Y volteaba el rostro, para secarse disimuladamente las lágrimas.

            Yo sabía, que Victorita estaba sufriendo mucho porque su ánimo le anunciaba grandes tragedias.             Faltaban pocos meses para el sismo-alud del 31 de Mayo de 1970.  

También te podría gustar...