TOROS Y PANDEMONIUM…

Por: Enrique Tinoco (Desde Brazil)

Bajo el criterio que las corridas de toros, las peleas de toros y las peleas de gallos son prácticas culturales y, por lo tanto, deben ser protegidas y, en consecuencia son reconocidas como constitucionales y, por lo tanto, legales, el Tribunal Constitucional zanjó una disputa sobre el tema; es bueno señalar que el fallo estuvo muy reñido. El criterio es que se trata de “practica cultural”, si así fuera, por lo que me consta, todas las manifestaciones humanas son práctica cultural; por ejemplo: los peruanos y mexicanos consumimos la palta con sal, cebolla, ají, es decir, le damos un trato de verdura, los brasileños la consumen con azúcar, leche y, de repente, canela, la tratan como fruta; ambas son prácticas culturales, dignas de respeto. Visto así, el criterio práctica cultural no es útil para elegir entre dos o más opciones.

Volviendo a los toros y las corridas de toros, llegaron con los españoles y en las principales plazas de América hispanohablante continúan siendo prácticas culturales españolas, con pasodoble, trajes de luces, capa, rejón y etcéteras. Su adopción por los andinos fue diferente. En Huaraz, hace cincuenta años, en las fiestas patronales había corridas de toros, presididas por el mayordomo, que era un cargo social, decidido cada año para el próximo; sé de más de un mayordomo que pasó nueve meses en una isla guanera para gastar todo lo ahorrado cumpliendo su cargo. La plaza de toros era una de la ciudad a la que se le cerraban las vías de acceso con madera, dejando una puerta para el ingreso de las autoridades y de los toros, en su momento. Los “bravos” eran, en la mayoría de los casos, animales de creación extensiva, sueltos en la puna y que mostraban comportamiento agresivo, eran llevados a la corrida en medio a vacas, porque en el grupo eran menos agresivos. La Plaza incluía un estrado donde estarían el mayordomo, las autoridades y sus invitados, los dueños de las casas de la plaza adornaban los balcones y ventanas. La corrida propiamente comenzaba con el desfile del mayordomo e invitados, a caballo, trajeados con terno, sombrero con corona de flores y banda de seda finamente bordada, acompañado por banda de música interpretando los huaynos de la región, eran lanzados cohetes y avellanas, además de otros fuegos. Todos en sus lugares, comenzaba la corrida, cada toro era anunciado indicando quien lo había donado, entraba al ruedo con una enjalma de seda finamente bordada con, en lo mínimo, el nombre del patrono(a) de la fiesta, el año y los nombres del mayordomo y el donante, además de una roseta, también de seda, atada a los cuernos del animal; el torero debía retirar la roseta y/o la enjalma al hacer el quite. Los toreros eran todos aficionados, algunos, conocidos, eran anunciados; otros se anunciaban solos: “voy a entrar”, el ala femenina de la familia tentaba removerlo de su sano intento: “como pues vas hacer eso, taytito”, “no te metas que esto es cosa de hombres” e ingresaba otro torero. La aproximación del toro

a gran velocidad, con los cuernos en ristre, evaporaba el alcohol que tenía dentro y le hacían recuperar la agilidad de movimientos, generalmente lanzaba su sombrero o poncho contra el toro, para distraerlo y buscaba refugio. Pero había de los buenos, hacían quites, no necesariamente verónicas o chicuelinas, y, en algún momento pegaban la roseta y/o la enjalma, el toro era retirado para que ingrese el próximo. Con esta práctica cultural me acostumbré, de la que ocurre en Acho, la conozco por foto, video o TV…pero me gusta la versión de El Relicario interpretado por Sarita Montiel.

En la crónica anterior hablé de las tres P, con relación al corona virus, ahora conocido como COVID-19. Ocurrió; el tiroteo sobre el tema es mundial; los Hunos y los Otros tratan del tema. Eso indica que aquí hay Busilis…

Vamos en orden, primero delimitar el COVID-19. En la barahúnda de informaciones desencontradas es difícil orientarse, pero, con un poco de paciencia es posible, resulta que el tal COVID-19 pertenece a una familia viral conocida desde los años 1960, generalmente causa infecciones respiratorias leves y moderadas, parecidas con un resfriado común; como todos los virus, es mutante, en 2002/2003 se presentó una variedad que se denominó SARS, mucho más letal (23%) que la actual que, según los científicos tiene una letalidad en torno de 2,3%; y, ahí comienza la otra cara del problema: la forma de divulgarlo, la autoridades y especialistas repiten lo que ya se convirtió un bordón: “La letalidad no es alta, PERO [el destaque es mío] es preocupante” y, en torno de ese abordaje toda la prensa escrita, radio, TV, redes sociales, machaca.

El canciller italiano, Luigi di Maio, define el fenómeno: “Infodemia”, una epidemia de informaciones falsas en el exterior (explica él) que, estaba afectando la economía y la reputación del país. Además del canciller italiano para otros entendedores, como Pepe Escobar, el COVID-19 llegó en tiempo preciso para que USA coloque contra las cuerdas a su principal concurrente económico, China y su propuesta de la nueva Ruta de la Seda Euroasiático. Esto apenas para marcar el carácter de la coyuntura.

En la Terra Brasilis eso funciona. Mientras la mayoría está preocupada con el COVID-19, que tiene a la fecha dos casos sospechosos, uno de ellos de un viajero llegado de Italia, inclusive entre los 40 que llegaron repatriados de China la cuarentena no muestra nada preocupante; en la práctica otros temas más interesantes pasan a segundo plano, pierden destaque, o, simplemente, desaparecen. Las “malas lenguas” señalan una coincidencia interesante: el paciente llegado de Italia está en el hospital Albert Einstein, aquel donde fue tratado el presidente Bolsonaro cuando fue acuchillado, donde estuvo escondido Fabricio Queiroz… ¡las muecas de la vida!

Después de carnaval, en un único día la bolsa de valores cayó 10% (26/02), el país perdió 3.06 billones de inversiones extranjeras, que se suman a los 44,5 billones perdidos en 2019 y a los 34.9 billones de enero y febrero de este año… ¿de quién es la culpa? Del Covid-19, claro; la prensa corporativa explica: el rápido avance del coronavirus produjo miedo en el mercado.

Continua explicando (la prensa corporativa), el esfuerzo del gobierno ya estaba dando señales de la recuperación de la economía, en eso fue alcanzado por un virus externo, fuera de nuestro control.

Y este mes será movidito. El Secretario de Seguridad Interna, general Augusto Heleno, llama a sus seguidores para movilizarse, 15 de marzo, en apoyo al Ejecutivo y contra el Congreso y el Supremo Tribunal Federal, el bombardeo de noticias falsas está a pleno vapor a través de whatsapp, blogs, redes sociales; el presidente reitera la convocación, después, como ya es normal, se desdice. Les llovió de todos lados, pero no desistieron, apenas bajaron el tono.

De otro lado están programadas movilizaciones, ya previstas, pero que incluirán el rechazo al intento golpista del Ejecutivo: 08 de marzo, Dia Internacional de la Mujer; día 14 para exigir la conclusión de la investigación sobre el asesinato de la regidora Marielle Franco y Anderson, su chofer, que tiene dos años sin resultados; y, 18 de marzo, en defensa de la educación y de la democracia

Bueno, así estamos.

¡Hasta breve!

Un abrazo

Enrique Tinoco

Salvador, 04 de febrero de 2020.

También te podría gustar...