LA SOCIEDAD QUE QUEREMOS: ENTONCES FORMEMOS LECTORES

Danilo Sánchez Lihón

                                                                   1.

          Queremos

un país de gente buena, sincera y

          honrada

De gente límpida, fresca y siempre

          amable.

Queremos relacionarnos y tratar

          con personas

que cumplen lo que dicen, sin malas

          artes

ni dobleces. ¡Es el clamor general!

          Gente

presta al saludo, a ser generosa y

          gentil.

Personas que sepan escuchar, decidir

          y ¡elegir!

¿Qué hacer entonces? ¡Formemos

          lectores!

                    2.

          Queremos

gente que se persuada que no hay

          mejor apuesta

que ser honestos y ser íntegros.

          Queremos

personas que alivien, auxilien y que

          protejan.

Capaces de acciones que a todos

          los seres humanos

nos enaltezcan, que nos llenen

          de orgullo

de luz en las pupilas y en la frente.

          Personas

prestas a entusiasmarse por lo noble

          e glorioso.

¿Qué hacer entonces? ¡Formemos

          lectores!

                    3.

          Queremos

personas sensibles, conscientes y

          expresivas,

que hagan el bien siempre. Que

          terminen

lo que empiezan y no se dejen cosas,

          todo

o algo, a medio hacer. Necesitamos

          ciudades

ordenadas, normas que se acatan

          y respeten.

Requerimos de personas solidarias,

          que pongan

sus manos en el fuego, consagradas

          a los demás.

Y yo sé que es en los libros en donde

          se aprende

altruismo, renuncia y sacrificio, y a ser

          hasta heroicos.

¿Qué hacer entonces? ¡Formemos

          lectores!

                    4.

          Porque

es en los libros en donde la civilización

          humana

ha puesto toda su experiencia y lo mejor

          de sí misma.

Porque la vida de los grandes hombres:

          sus momentos

más insignes, intensos, y supremos

          están en ellos.

Y cuando leemos abrimos de par en par

          nuestra

conciencia, imaginación y temperamento

          Y todo

se impregna con mayor nitidez e intensidad

          en el alma.

                    5.

          Ahora bien,

¿cómo formar lectores? ¿Cómo lograrlo?

          ¿Hay

alguna clave? Sí: Mientras los hijos sean

          pequeños

leerles en nuestras faldas, como si los

          amamantáramos

Crearles una actitud motivada hacia

          el libro y

la lectura, vinculándolo a todo lo grato.

          A los momentos

más dichosos y felices de la vida, como

          al juego,

a formular preguntas de fondo, a referir

          curiosidades.

A descubrir cada detalle de la naturaleza,

          leyendo de todo.

                    6.

          Narrarles

a los niños, al borde de sus camas,

          cuentos

mitos y leyendas, estén despiertos

          o dormidos.

Escribir lo que ellos nos narren y

          leerles

sus historias ya escritas, como

          también

los cuentos más apasionantes que

          encontremos.

Leerles con todo gusto y fruición

          historias sobre

lo que más los apasiona, incluido

          el rock

o el fútbol. Que en los libros sientan

          que la vida

se prolonga y allí es bella y maravillosa.

          y que con ella

cobra un singular sentido. Que es viajar

          por sitios

reales y por mundos encantados.

                     7.

           Y si no

hay libros, ¡hacerlos! ¿Cómo? Con

          recortes

de periódicos y revistas, y sobre

          los temas

más acuciantes, incluidos los temas

          vedados.

Y donde no haya esos materiales

          hacerlos

con hojas de los árboles, con plumas

          de los pájaros,

en base a caracolas marinas, y hasta

          con piedras.

Dibujando y pintando sus contenidos

          y bordes,

todo con inmensa alegría, unidos en un

          abrazo universal.

Recreando la palabra en sus distintas

          formas

y amando la vida, sin distingos y hacia

          todos los seres

sobre la faz de la tierra y que forman

          parte de esta

siempre nueva, gloriosa y fascinante

          creación.

                                                                       *****

También te podría gustar...