ERA MAYO DE HACE 50 AÑOS:

3.-EL COMPORTAMIENTO RARO DE LOS ANIMALES

Indudablemente el animal más sensible a los cambios climáticos y fenómenos de la naturaleza es el perro.

            El amigo fiel del hombre, se adelanta a los detectores mecánicos de temblores y sismos.

            Y el que lo secunda es el campesino quien está al tanto de lo que sucede o sucederá en su mundo circundante.

            Si no llueve es porque la luna está bocabajo y no contiene agua. Si no llueve, es porque el hombre se está olvidando de Dios y hay necesidad de reconciliarse con él sacándole en procesión. Hay que demostrarle que hay propósito de enmienda.

            Parecidos son las manifestaciones del perro que se pone taciturno, no ladra, no juega y permanece oculto en un rincón de la casa y por las noches sin un motivo aparente aúlla, a veces porque ve una ánima o porque siente un temblor que para el hombre es imperceptible. El aullido del perro es un aviso de que una catástrofe se acerca y eso es lo que se observó antes del sismo del 70.

            Otros animales, también se manifiestan con un comportamiento extraño: por ejemplo de entre las “quinchas” salen desesperados los alacranes en busca de otros lugares seguros. Igualmente los gatos se ponen oscos y los canarios y jilgueros hacen esfuerzos por salir de sus jaulas porque sus vidas peligran.

También te podría gustar...