NUESTRAS VIDAS EN MANOS DE POCOS

En este nuestro mundo, hay de todo como en mercado Persa.

            En la villa del Señor encontramos de todo.

            Y para todos ellos hay que pedir entre piedad por no saber raciocinar o castigo por la terquedad con que se conduce ante una emergencia de dimensiones catastróficas como la que está probando el coronavirus al género humano.

            Y para no caer en el vacío, hay que entender que esta pandemia no es cosa de burla. El caso tomado como responsabilidad por los más encumbrados gobiernos del planeta, debe hacer pensar a los ignaros que la cosa va en serio.

            Pensar no más que los afectados no son una decena o un ciento o un millar sino son miles en todo el orbe a pesar del control y los esfuerzos de prevención, debe poner a la gente en sus cabales y tomar al buey por las astas.

            Unos defienden la economía, otros desafían a la autoridad y otros se empecinan a violar las disposiciones por el solo hecho de “dar la contra” o sentirse “machos” que no se dejan dominar por nadie más poderoso que él. Y luego cuando son contagiados por el virus se les ve acomplejados, arrepentidos, pidiendo perdón para no ir al país de las calaveras.

            Todo esto, cuando ya es muy tarde porque fue el agente contagioso de su familia, de los vecinos e indirectamente  de la humanidad.

 Esta clase de espécimen pernicioso nos tiene en sus manos por terco y desobediente a las disposiciones dictadas por las autoridades para preservar la salud.

            Esta clase de gente, cree que está ante un juego de niños y no ante un enemigo mortal.

            Si todos los peruanos hiciéramos causa común para enfrentar esta pandemia, la primera medida de emergencia hubiera sido suficiente para vencerlo, pero lamentablemente gente inconsciente ha hecho fracasar esta medida. Y como que el mal sigue en pie y en forma ascendente, es que el Gobierno Central ha dictado una segunda medida de emergencia hasta el 12 de Abril.

            ¿Queremos una tercera medida de urgencia? Si la respuesta es negativa, hagamos causa común para vencer al coronavirus que no nos puede vencer.

            ¡Unidos…venceremos!!!! Quédate en casaaaa…

También te podría gustar...