CARTA AL PRESIDENTE VIZCARRA

Prof. Carmen Rosario Espinoza Robles

                                               Cortesía: Nila Aurora Espinoza Tito

Una profesora se dirige al presidente Vizcarra. Una reflexión muy importante en estos momentos: “Me da mucha tristeza ver como el Presidente de la Republica saca normas, decretos para cuidar a su país y aun teniendo a todas las fuerzas del orden no haya podido en 15 días lograr que la gente obedezca en una simple petición y que todos sabemos que es por su propio bien y el de su familia. ¿Y qué pasaría si le escribo?.

:
SEÑOR PRESIDENTE:
Imagino la frustración que debe estar pasando al ver que la gente le da igual los decretos y normas, por más que les hable, por más ejemplos, por más reflexiones o pedidos que les haga no lo toman en cuenta. Y yo imagino su frustración porque como profesora paso lo mismo y NO tanto con los niños si no, con los adultos.
¿Sabe por qué le cuesta? Porque hace mucho tiempo, desde hace ya varios gobiernos, que han mal acostumbrado a la gente, que las leyes son para sacarles la vuelta, que la corrupción se encuentra en la esquina, que la disciplina y las normas las cumplen los tontos.
Esto que usted está pasando, lo conocemos muy bien los profesores cuando en los colegios queremos poner orden y disciplina y no podemos porque el gobierno dice: El uniforme no es obligatorio (y hablo del uniforme único, el gris), los útiles no son obligatorios, No deben pedir artículos de limpieza, etc. Es decir, estamos entre la realidad y las disposiciones de los que no conocen la realidad porque ustedes recién por esta situación están conociendo y dando a conocer la realidad del país, recién están conociendo el pensamiento de la mayoría de la gente sea cual fuere su motivo.
Eso es lo que vivimos los profesores cuando pedimos a los padres cosas como:
Señor padre, su niño necesita normas en casa, señor padre, ayude en casa a reforzar a su hijo los temas que hicimos en clase, señor padre, no le mande golosinas en la lonchera necesita comer sano, señor su hijo requiere más tiempo, señor padre de familia, nuestro colegio está en un asentamiento humano debe colaborar con la limpieza…, señor padre de familia, debe traer temprano a su niño porque si llega tarde , no entiende y tampoco deja entender a los demás etc.
¿Usted ya se puede imaginar lo que nos contestan? Estas son algunas respuestas:
En el noticiero dice que no es obligatorio comprar útiles, no es obligatorio el uniforme, no nos pueden dejar afuera por llegar tarde, no tengo tiempo para venir al colegio, no puedo apoyar a mi hijo porque trabajo, tengo que trabajar si no trabajo no como, yo cumplo con dejar a mi hijo al colegio usted es la profesora de acá para adentro usted se encarga, etc.
¿Alguna le parece conocido? y a todo esto le suman el famoso: “Te denuncio”, “te voy a grabar” o “llamo al canal”, etc.
Por eso siento tristeza de ver como usted, su gobierno con todas las fuerzas del orden, y hasta el apoyo de los periodistas, no pueden hacer respetar sus decretos y de seguir así otros 15 días no van a bastar y es triste pensar cómo va a estar el país después porque solo ahora han podido parar la delincuencia, pero cuando todo regrese a la normalidad, ¿cómo lo van a controlar?
Por eso es importante que en los colegios haya disciplina, orden, normas como antes. Cuando antes estudiábamos había todo esto y como resultado teníamos valores cosa que ahora ya no se ve porque los antivalores se han escudado en leyes como la inclusión, los derechos y el escándalo.
La disciplina no es mala, es necesaria al igual que los valores, pero hay que hacerlos cumplir no es solo tenerlos en un papel y que la gente haga lo que quiera con ellos.
Señor Presidente, si me permite yo le sugeriría alargue el toque de queda sobre todo en las zonas que usted y su equipo de trabajo vean no respetan las normas, cierre los mercados y abra cada 3 días. Pienso que si es más enérgico la gente va a entender porque la mala costumbre de las personas, es decir: “si ellos lo hacen, entonces porque yo no”.
Y no se puede permitir esto, más aún cuando se está exponiendo a médicos, policías etc, bríndeles herramientas, déjelos trabajar porque ellos conocen su trabajo, pero sobre todo bríndeles apoyo. No hay otra forma, es necesario que sepa que la gente hace mucho no tiene disciplina ni valores y esto no es culpa de los maestros.
Y le pido también que a los profesores nos brinde herramientas, pero sobre todo el apoyo que necesitamos para formar a nuestros estudiantes, porque a través de ellos se forma a los padres.
Ya conoció el resultado de atarnos de manos o ponernos entre la espada y la pared, entonces le pido permita ahora que los profesores tengamos más autonomía para ayudar a mejorar nuestra sociedad, que en cada colegio se haga respetar las normas así como a nosotros los profesores nos exigen respetemos toooodoo lo que se les ocurre a los que están sentados atrás de un escritorio en el ministerio aun sin conocer la realidad con la que trabajamos y aun así nos mandan monitores que muchas veces ni han tenido experiencia en aula para ver si cumplimos y sin preguntar nos acusan de cosas que no son verdad.
Señor presidente, imagino toda la creatividad, empeño, ilusión que tiene en solucionar este contexto y las horas de desvelo que debe estar pasando porque veo muy parecida su situación a la de un maestro por eso deseo de todo corazón que saque muy pronto a nuestro país de esta crisis, lo acompaño con mis oraciones.

Pensamiento de una docente que desea ser escuchada”.

También te podría gustar...