ESPERANDO UN MAÑANA MEJOR

Los que acatamos las disposiciones para quedarnos en casa, tenemos esperanzas de un mañana mejor.

            Porque siempre el sacrificio ha tenido y tiene su recompensa por muy modesta que sea.

            De esto, se encuentran muchos ejemplos de sobrevivencia en la sagrada Biblia cuando testimonia a Noé y el Diluvio Universal. El exterminio de Pompeya, las Plagas de Egipto, y tantas otras experiencias de los que el hombre, siempre ha sabido sobrevivir por sus propios medios o con la ayuda de Dios.

            Algunas personas optimistas, ya están pensando darse un abrazo cuando termine esta pandemia. Dios los escuche.

            Pero recién comienzan las primeras pruebas de coraje. No seamos muy optimistas porque aún hay gente que no entiende del todo la magnitud de este mal.

            Cordura y observancia de las últimas reglas que se dicta, no por fastidiar o incomodar a los habitantes, sino para nuestro propio bien…para seguir viviendo siquiera unos pocos años más.

            Pero no te olvides !!QUÉDATE EN CASA¡¡¡

            Por ti mismo, por tu familia, por tus vecinos, y al final por tus conciudadanos a quienes se les quiere como hermanos.

También te podría gustar...