I.-LA ZAS ANTES DEL SISMO DEL 70

1.1.-Nueva Columna: Era mayo de hace 50 años.

ERA MAYO DE HACE 50 AÑOS, será una nueva columna de Página Dominical, donde enfocaremos pasajes vividos antes, durante y después del sismo del 70. Nos servirá de base para este nuevo capítulo de nuestra historia, los archivos del diario La Prensa, donde fuimos corresponsal hasta su cierre el 82. También nos valdremos de nuestras publicaciones en otros diarios y revistas, donde dejamos testimonio de nuestra trágica vida hasta estos días.

            Les invitamos a leernos. De todos modos nos atrevemos a estar con ustedes, pálidos, pero serenos.

1.1.A.-ANUNCIOS  DE ULTRATUMBA EN YUNGAY

         Pag. Dominical 216 

            Nunca se develó el misterio de por qué en los altoparlantes regados en las principales calles de Yungay, se escuchaba, mañana y al anochecer la canción “NORMA MÍA” interpretado por Gustavo Hit Moreno: Desde que te conocí/ no puedo vivir sin ti/ no sabes lo que es amor/ Norma mía/…

            Este fenómeno sucedía en 1960 al 62 en que el suscrito estudiaba en la Escuela Normal de Tingua y trasladado a la ciudad de Yungay el 62 porque en el conventual local de Tingua se había caído una columna en el primer patio, sin que nadie diera una explicación lógica.

            Cuando volví a visitar Yungay después de unos años, donde mi hermano Florencio era Supervisor de Educación, en los altoparlantes de la municipalidad, se seguía escuchando “Norma Mía”: “Me voy, pero volveré/ ¡oh sí volveré!/ así te lo prometí/ Norma mía.

            En esta última oportunidad, esa hermosa canción nueva olera, ya no era de compases alegres, ni hacía delirar a las quinceañeras, sino era triste e invitaba a lagrimear y llenarse de nostalgia infinita sin explicarse el motivo de este estado de ánimo.

            Y más aún, cuando mi cuñada Victorita, de súbito quería estallar en llanto para decirme: No sé qué va a suceder en Yungay, están sucediendo cosas muy feas hasta en el interior del templo…!Ay Dios mío!..No sé qué va a suceder…Predestinaba…

            Y volteaba el rostro, para secarse disimuladamente las lágrimas.

            Yo sabía, que Victorita estaba sufriendo mucho porque su ánimo le anunciaba grandes tragedias.

            Faltaban pocos meses para el sismo-alud del 31 de Mayo de 1970. 

 1.2.- ERA MAYO DE HACE 50 AÑOS

B.-LAS PAREDES SE CAÍAN POR TODAS

      PARTES. Pág. Dom. 217

Resultado de imagen para paredes caídas

         Faltaban pocos meses para Mayo de 1970 en que la vida transcurría como nunca, llena de interrogantes, pues imperceptiblemente sucedían cosas raras que para los observadores no eran normales.

            En Tingua, a 45 Km. al Norte de Huaraz y perteneciente a la Provincia de Yungay, se había precipitado la columna central del patio principal por lo que el Director y profesores optaron por pedir ayuda a las autoridades para reubicar la Escuela Normal a Yungay. Y así se hizo.

            En Huaraz, en la esquina entre el Jr. 28 de Julio y Junín, se cayó una de las paredes de adobe del local de la Caja de Depósitos y Consignaciones y afectó el depósito de sal.

            En la cuarta cuadra del Jr. Sucre, una de las más céntricas de la ciudad, también se cayó la pared del huerto, pero sin causar daños personales.

            Igual sucedió al finalizar el Jr. Ramón Zavala donde se cayó la pared de los terrenos de la familia Pool.

            Otra pared se cayó en el Jr. José Olaya sin causar víctimas, pero sí preocupación entre el vecindario que buscaba el origen de estas caídas de paredes en la ciudad.

            ¿Acaso el suelo estaba cediendo a vacíos subterráneos…?—

1.3.- ERA MAYO DE HACE 50 AÑOS

c.-EL PLAÑIDERO CANTO DE LOS BÚHOS .- Pag. Dominical 818

Resultado de imagen para los búhos

Desde la entrada de la noche, entre los huaracinos, habían muchos que optaron por costumbre de pasearse por el perímetro de la Plaza de Armas de la ciudad para conversar con los amigos de muchos temas de actualidad.

            Pero en eso, se dieron cuenta que en las dos altas torres de la catedral recién terminadas de construirse luego de casi un siglo, revoloteaban bandada de búhos de una torre a otra y viceversa ululando lastimeros gritos.

            Los que como siempre menosprecian lo que sucede en su entorno, no le daban mayor importancia.

-Oye, esos búhos de malagüero qué cosa estarán presagiando.

-Eso es creencia de viejas…

-Pero esto no es normal, nunca hemos visto ni oído a tantos búhos juntos.

-Ahhhh, tonterías…

-Ciertamente mi alma se ha enfermado de ver tantos pájaros juntos.

-Allá tú con tus creencias, lo que es a mí nada me pasa…

            Y la Plaza de Armas de Huaraz, antes muy concurrida, iba disminuyendo de gente, porque a los más, les entró el miedo de escuchar a esos animales nocturnos y sus chucheos enfermaban el alma.

            ¿Era un anticipo de lo que iba a suceder la tarde del 31 de Mayo de 1970?.—

1.4- ERA MAYO DE HACE 50 AÑOS.- Pag. Dominical 819

D.-SILENCIO SÍSMICO

Resultado de imagen para SILENCIO SÍSMICO

       Talvez ahora, luego de haberse difundido tanto por todos los medios de propaganda, ya se tenga idea de lo que es un “silencio sísmico”.

            Hace cincuenta años, solo se hablaba de “no hay temblor” o ¿has sentido el temblor de noche? Y se agregaba durante el diálogo ¡qué fuerte ha sido! O simplemente ¡Apenas he sentido!.

            Pero de enero y casi todo mayo de 1970, nadie había percibido un temblor ni leve ni fuerte. Y lo extraño era que no había ni una nube que deambulara por el cielo.

            Y esto era lo preocupante para mucha gente, especialmente los mayores experimentados en observar la naturaleza y su comportamiento.

            Más se percibía algunos signos exteriores en el medio ambiente, como que los rayos del sol eran débiles y no calentaban, o que el comportamiento del medio ambiente denotaba cierta melancolía y no era traslúcido como en otros tiempos donde se parecía estar viviendo dentro de una campana de cristal.

            Sin embargo, los huaracinos y casi todos los moradores del Callejón de Huaylas, trataban de hacer llevadero la vida y disimular el estado de ánimo melancólico que se apoderaba del alma.

            Todo era inexplicable. No se trataba de una rutina diaria ni que la autoridad quería imponer sus caprichos. No. Era una fuerza extraña que se posesionaba de cada persona.—

1.5.-Era mayo de hace 50 años

E.-GRIETAS EN LOS NEVADOS.- Pag. Dominical 820

Resultado de imagen para GRIETAS EN LOS NEVADOS

            Para el común de la gente, en las partes altas de las montañas “todo era igual”. Nadie se preocupó por los misterios que escondían en sus níveas cumbres.

            Antes del 31 de Mayo de 1970, eran esporádicas las visitas de los extranjeros que intentaban hollar sus vírgenes aristas y si lo escalaban era netamente con fines científicos y de estudio.

            Además las vías de comunicación terrestres, no eran más que trochas carrosables

de difícil travesía.

            Sin embargo, alguien soltó la noticia de que en su recorrido por los nevados de la Cordillera Blanca, especialmente el Huascarán, había notado “enormes grietas” que presumiblemente anunciaba una catástrofe en las partes bajas como lo sucedido en enero del 62 en que un alud, barrió parte de la población de Ranrahirca.

            Pero fueron pocos los que prestaron atención a tan proféticas palabras que se los llevó el viento.

            Y sin embargo el día del alud, ya estaba señalado y nos tocó vivir envuelto en llanto.—

1-6.-Era Mayo de hace 50 años

F.-EL COMPORTAMIENTO RARO DE LOS

ANIMALES.-Página Dominical 821

Perros: Razones que explican por qué aúllan

        Indudablemente el animal más sensible a los cambios climáticos y fenómenos de la naturaleza es el perro.

            El amigo fiel del hombre, se adelanta a los detectores mecánicos de temblores y sismos.

            Y el que lo secunda es el campesino quien está al tanto de lo que sucede o sucederá en su mundo circundante.

            Si no llueve es porque la luna está bocabajo y no contiene agua. Si no llueve, es porque el hombre se está olvidando de Dios y hay necesidad de reconciliarse con Ël sacándole en procesión. Hay que demostrarle que hay propósito de enmienda.

            Parecidos son las manifestaciones del perro que se pone taciturno, no ladra, no juega y permanece oculto en un rincón de la casa y por las noches sin un motivo aparente aúlla, a veces porque ve un ánima o porque siente un temblor que para el hombre es imperceptible. El aullido del perro es un aviso de que una catástrofe se acerca y eso es lo que se observó antes del sismo del 70.

            Otros animales, también se manifiestan con un comportamiento extraño: por ejemplo de entre las “quinchas” salen desesperados los alacranes en busca de otros lugares seguros. Igualmente los gatos se ponen oscos y los canarios y jilgueros hacen esfuerzos por salir de sus jaulas porque sus vidas peligran.

1.7.-Era mayo de hace 50 años

G.-RANRAHIRCA, LA EXPERIENCIA MÁS

 BRUTAL.-Página Dominical 822

Ranrahirca

Un experto, cierta vez me dijo en una conversación muy confidencial, sobre la hermosura de los nevados de la Cordillera Blanca, de que al mismo tiempo guardaban peligros insospechados como lo ocurrido el 10 de enero de 1962 en que medio Ranrahirca fue borrado del mapa a consecuencia de un alud desprendido de la pared Norte del nevado Huascarán. De ese mismo lugar, ocho años después, un 31 de Mayo de 1970, se desprendería una masa glaciar que no solo repitió la tragedia en Ranrahirca, sino que una lava rebalsó el cerro que aparentemente daba seguridad a la ciudad de Yungay, lo sepultó en su integridad cuando los relojes marcaban las 3.25 de la tarde.

            El experto con el que conversaba, me decía en forma confidencial, que esa pared del nevado Huascarán, cada cierto tiempo repetirá la misma tragedia debido a que al cubrirse de hielo no soportará el peso y causará un nuevo alud por ser la pared vertical.

            Además, en una nota anterior decíamos que los montañistas ya advertían la proximidad de este fenómeno, por cuanto observaban que había grietas inmensas en la masa glaciar lo que hacía presagiar un alud de dimensiones catastróficas.

            Pero como a los peruanos no nos gusta “alarmar a la gente”, no se dio mayor cobertura y las consecuencias lo pagó gente inocente que de conocer la realidad se habrían puesto a mejor recaudo.

            El 10 de enero de 1962, unas 3,000 personas ofrendaron sus vidas por el secreto a voces, guardado por los expertos que sabían lo que iba a suceder en cualquier momento.

            La ayuda y el presupuesto estatal para la reconstrucción de Ranrahirca, sirvió para que unos cuantos inescrupulosos se enriquezcan y salgan limpios de polvo y paja ante una justicia que favoreció a la delincuencia.

1.8.-Era mayo de hace 50 años

H.-EL ALUVIÓN DEL 41 (*)

 Página Dominical 824

POR OLIMPIO COTILLO · 13 DICIEMBRE, 2017

Si nuestro cerebro fuera un ecran, muchos podrían proyectar de su memoria y para sus circunstanciales amigos, acontecimientos vividos con trágicas escenas o quien sabe comedias del más refinado gusto.

Para los sobrevivientes del aluvión del 13 de diciembre de 1941 (hoy día), será un día en que muchos apenas lo recordarán y otros elevarán una plegaria por el ser querido desaparecido en aquella oportunidad, entre el lodo, piedras, palizadas y mucha desesperación.

Era las 7.15 de la mañana de hace 76 años en que por la quebrada de Cójup se inició un ruido atronador. En un principio, todos creyeron que iba a ser pasajero, pero no fue así, a medida que pasaban los segundos parecía que rugían las mismas entrañas de la tierra.

Los mayores se preguntaban llenos de asombro:

¿Qué está pasando? Para unos eran los japoneses los que bombardeaban Huaraz (En aquel tiempo se libraba la II Guerra Mundial), otros, que los toros bravos de la quebrada huían en estampida…y tantas otras inocentes suposiciones. No faltó un chacarero que dejó el azadón para ponerse en buen recaudo pensando que los “diablos invadían la ciudad”.

El que les cuenta esto, apenas tenía 4 años de vida y como tal aún no entendía lo que pasaba. Le habían encomendado cuidar al labriego que aporcaba los maizales en la huerta de “acá”, mientras que los hermanos mayores habían ido a la “Chacra de allá” a recoger los primeros frutos de las habas (Actualmente esas tierras lo ocupa el Colegio “Santa Rosa de Viterbo”).

Lo cierto es que a lo lejos se veía, cómo los inmensos árboles de eucalipto caían uno tras otro, mientras que un denso humo cubría la ciudad de Huaraz.

Mucha gente con raudos pasos se dirigía a Pucaventana donde pernoctaron noches y días por varias semanas ante las réplicas del aluvión.

Los más osados bajaban a la ciudad para comprobar lo que había pasado y al retornar con lágrimas en los ojos narraban que todo había desaparecido, que los cadáveres de mucha gente flotaban varados en las orillas del aluvión. Otros decían que medio Huaraz había desaparecido e incluso el Hotel de Turistas, en vísperas de su inauguración.

En fin, todo era desolación y muerte.

Mamá Conchi, días después daría a luz una hermosa hermanita, lamentablemente nació muerta por las fuertes impresiones sufridas en aquella trágica mañana.

Papá y Foncho, a pocas horas de la tragedia, volvieron a lo que quedaba de la ciudad e ingresaron a un horno donde les esperaba una ruma de panes olorosos. Cargaron en grandes canastas para ser repartidos entre las mujeres y niños que nos guarecíamos en chozas improvisadas en las faldas del cerro de Pucaventana.

El carácter indomable del huaracino hizo que no dejara su lar nativo y más bien usó más tarde las rocas aluviónicas partidas a fuerza de dinamita, para el cimiento de sus nuevas edificaciones.

Hasta hace poco el cono aluviónico era un lugar vedado para levantar viviendas, pero gente que no ha conocido la tragedia se ha posesionado allí y tercamente ha levantado sus viviendas. Ojalá que un fenómeno como del 41 no se repita nunca.

El Ing. César Portocarrero Rodríguez, Jefe de la Oficina de Glaciología y Seguridad de Lagunas y experto glaciólogo, sostiene que la laguna de Palcacocha sufrió la ruptura del dique producido por avalanchas de grandes masas de hielo desplazando considerables volúmenes de agua sobre otra laguna denominada “Jircacocha” produciendo un alud de 8 a 9 millones de metros cúbicos de agua causando la destrucción parcial de Huaraz.

En efecto, en aquella oportunidad se calculaba que habían perdido la vida por lo menos 5,000 huaracinos y dejando daños materiales incalculables.

Pero la fortaleza indomable del huaracino, cuantas veces ha estado a prueba, tantas veces ha sobrevivido y está aquí, firme, pálido, pero sereno.

*Del libro “Tiro al Bull”, ediciones KAFE de OCC. Pag. 64 al 65

1.9.-Era mayo de hace 50 años

I.-SIN TEMBLORES .-Página Dominical  825

julio « 2017 « Sociedad Amantes del País

        Una semana más vamos a contribuir con nuestras observaciones antes del sismo del 70.

            En todas las reuniones sociales o en comentarios de amigos no faltaron las opiniones acerca del momento en que se vivía.

            Y una de ellas era que llamaba la atención la no presencia de nubes en el firmamento y más bien ofrecía un sol esplendoroso y un calor desacostumbrado en estas latitudes.

            Y alguien alertaba por este fenómeno de que conducía a un calentamiento de la corteza terrestre y que era un mal síntoma.

            Otra observación era que como nunca no había ni un temblor como en otras épocas que era signo de fuga de energía terráquea.

            Para el que opinaba de esta manera, los temblores de baja intensidad, eran preferibles a un terremoto de gran magnitud, como ocurrió días después.

1.10.-Era mayo de hace 50 años

J.- COMENTARIO: DIFERENCIA Y SIMILITUD

        Pág. Dominical 826

        Estamos exactamente a 29 días para cumplir los 50 años del sismo de 1970.

            Tiempo en que alguna gente volvió a nacer. No de un parto feliz y esperado, sino de aquellos golpes “tan fuertes” de los que nos habla César Vallejo en su poema Los Heraldos Negros.

            Precisamente a los 50 años en que la humanidad está a prueba, tan igual como lo estuvo Ancash y sus vecinos conformantes de la ZAS (Zona Afectada por el Sismo).

            Y analizando ambos casos encontramos “diferencias y similitudes en ambas tragedias: un sismo devastador que de un golpe certero causó la muerte de por lo menos 70,000 personas y un coronavirus que diezma a la humanidad de a pocos y por autoeliminación del mismo hombre.

            Ambas tragedias traen desolación y muerte y en ambas se pone a prueba la inteligencia del género humano para encontrar remedios y consuelos.

            Un denominador común es el dolor y la resignación, pero sobre todo la tozudez  para sobrevivir y salir adelante, a veces por uno mismo y en otras por la familia y la responsabilidad de preservar las vidas.

            En las grandes tragedias es cuando se impone la férrea voluntad de poner las columnas maestras de soñar por un porvenir mejor, de lo contrario hace tiempo la tierra estaría deshabitada. Un botón como muestra: Noé y su barca soportando el “Diluvio  Universal” y repoblando la tierra.

            Cifras al 01:05:2020 consignadas por la Universidad Johns Hopkins suman a 238, 380 muertos por COVID 19 y sin embargo mucha gente, que a todo le gusta dar la contra sigue insensibles a las ordenanzas que dictan los gobiernos empeñados en detener el incontrolable avance de esta pandemia, cuyo rebrote sería aún más desastroso.

            Los esfuerzos que hacen los científicos de todos los países del mundo es comprensible así como los esfuerzos de las universidades por crear maquinarias como respiradores mecánicos e inclusive mascarillas, son insuficientes

            Entonces tenemos que comprender la magnitud de este mal que nos acecha, ser más permeables a las prohibiciones, evitar las aglomeraciones de personas y sobre todo PERMANECER EN CASA como el arma más eficaz para vencer al coronavirus.

            Esto no sucedió hace 50 años porque las casas quedaron solo escombros, más por el contrario las necesidades de la gente hicieron que improvisaran ramadas y viviendas precarias, pero los más emigraron a Lima y otras ciudades a pie cargando pesados bultos. Solo algunos corajudos hicieron frente a la destrucción del sismo y con sus manos y uñas abrieron los cimientos de sus casas hasta que se construyeran viviendas definitivas.

            Dos espejos para ver dos realidades en diferentes épocas.

NOTA.- Estos artículos virtuales, fueron publicados en las Páginas Dominicales respectivas.

También te podría gustar...