EL ÉXITO ES DE TODOS

En medios castrenses, después del triunfo de una guerra, los que se lleva los laureles, son los generales.

            Y sin haber disparado un tiro ni haber desenvainado la espada.

            En cambio en la civilidad, aún se otorga los méritos a los que verdaderamente han hecho causa común por lograr los éxitos deseados.

            Esto último ha ocurrido con la edición del SUPLEMENTO editado con motivo del 50 aniversario del sismo del 70 que enlutó a nuestra patria y más a la Región Ancash, epicentro del acontecimiento trágico que todos conocen.

            La publicación de este documento hasta la fecha ha merecido muchos comentarios halagüeños, tanto en Alemania, el Brasil y a nivel nacional casi de todos los medios de comunicación, así como de los amigos que han tenido a bien leernos.

            De allí que me permito expresar mi eterna gratitud a las brillantes plumas que enriquecieron el SUPLEMENTO, entre ellos: Mons. José Eduardo Velásquez Tarazona, Obispò de Huaraz; a la familia Pajuelo Escate; Edmundo Vargas Gonzales, Enrique Tinoco; Ceferino Toledo Cena; Nelly Villanueva Figueroa; Ing. Mateo Casaverde; Marcos Yauri Montero; Benjamín Morales Arnao; Luis Idelso Albitres Mendo; Ladislao Cruz Villachica; Armando Alvarado Balarezo; Aníbal Romero Sánchez.             Y también a Edgar Valverde García; Ursula Mendoza León; Walter Vidal Tarazona; Violeta Ardiles Poma; Javier Eduardo León León; Román Obregón Figueroa; Adolfo Escudero Ángeles y otros más que nos animaron con su optimismo de ver cristalizado nuestro “Esquema de una Tragedia”.    

También te podría gustar...