CUANDO SALGAMOS DE ESTA PANDEMIA, PENSAREMOS EN 3D: EL RÍO Y EL MAR

Próspero Adalberto Senosain Calero

Inicio mi comentario con la metáfora del escritor libanés Khalil Gibran (1883-1931): “Dicen que antes de entrar en el mar, el río tiembla de miedo: mira para atrás, para ver su recorrido, para ver las cumbres y las montañas, para ver el largo y sinuoso camino que abrió entre selvas y poblados; y ve frente a sí un océano tan extenso que entrar en él solo puede ser desaparecer para siempre. Pero no hay otra manera: el río no puede volver, nadie puede volver, volver atrás es imposible en la existencia. El río precisa arriesgarse y entrar en el océano. Al entrar, el miedo desaparecerá, porque en ese momento sabrá que no se trata de desaparecer en él, sino de volverse océano”.

En la metáfora, para el tiempo de PANDEMIA; el río representaría todo lo vivido y el océano es lo desconocido a donde inexorablemente llegaremos después del CORONAVIRUS. Allí donde nos esperan los grandes desafíos. Donde iremos a construir nuevas instituciones, nuevos modelos económicos, nuevos hábitos, nuevos sistemas de salud y educación, nuevas formas de protección a nuestro planeta y nuevas formas de convivencia entre los seres humanos y otros seres vivos. Donde tengamos una sociedad más sensible, piadosa, altruista, solidaria y sobre todo más equitativa con la riqueza; porque una vez más, ha quedado demostrado que la riqueza, no sirve de nada. Estamos recibiendo una lección de vida.

EL MUNDO UNIDO:

La historia nos demuestra que la humanidad ha pasado por momentos críticos y ha superado grandes desafíos. Entre los más cercanos está la Gran Depresión Económica de 1929, la II Guerra Mundial y la Gripe Española de 1918. Esta última por ejemplo es la que permitió la creación de los sistemas de salud en países europeos, los mismos que sirvieron de modelo para otros países.

Por ahora no sabemos con certeza cuánto durará esta pandemia. Los especialistas y analistas no pueden precisar sus efectos económicos y sociales. Ello requerirá de un análisis y estudio científico que nos pueda explicar en el futuro, lo que ahora está ocurriendo. Es posible que la causa haya sido el desmedido crecimiento demográfico, la polución atmosférica, flujo turístico global, acelerado tránsito comercial aéreo y marítimo, ciudades sobrepobladas, ensayos y pruebas de laboratorio, etc. En fin, serán muchas las interrogantes que nos acompañarán por mucho tiempo; pero en esta guerra contra el coronavirus, todos los países se unirán. Es una lección para todos los extremos (ricos y pobres), y un encuentro con el equilibrio. Así lo deseamos y esperamos de todo corazón.

LA CIENCIA EN LAS DECISIONES POLITICAS:

La precariedad de las instituciones públicas en los tres niveles de gobierno (nacional, regional y local) ha quedado al descubierto. Hemos sido testigos de autoridades entre gobernadores regionales y alcaldes que no están respondiendo a la altura de las circunstancias (salvo honrosas excepciones). Habiendo transcurrido (78 días desde la declaración de la emergencia sanitaria), aún no tienen idea de lo que debieron y deben hacer no obstante tener las normas, directivas y protocolos del gobierno nacional. En este contexto, es bueno reconocer el arduo trabajo en equipo, desplegado por el ejecutivo. No hay tiempo para críticas, sólo hay tiempo para corregir y mirar para adelante.

Resulta indispensable que, el trabajo en equipo y la ciencia, sean un binomio fundamental en las decisiones políticas. Un claro ejemplo de ello es el caso de Ángela Merkel la Canciller de Alemania, quien ha demostrado un claro liderazgo ante la crisis de la pandemia porque sus decisiones provienen del razonamiento propio de una persona de ciencia. Ella, antes de tomar una decisión, busca el consejo de expertos. He allí, la dimensión científica que todo líder debe poseer, como un atributo indispensable para ser autoridad o funcionario público.

ENFOQUE DE LA GESTIÓN PÚBLICA EN 3D:

Por lo expuesto, podemos concluir que el razonamiento científico en la toma de decisiones, es de vital importancia; pero para que ello ocurra, es indispensable que la persona, funcionario o autoridad pública tenga pensamiento en 3D. Ello significa que debe prepararse para tener un enfoque de la “Gestión Pública en 3D”: Dimensión política, gerencial y científica. Siendo en breve así:

DIMENSIÓN POLÍTICA: Cuando la persona, funcionario o autoridad pública tiene definidas en su Plan de Gobierno, las políticas de Estado, Nacionales, sectoriales, regionales y locales, dependiendo del ámbito de su competencia y de los órganos rectores que la regulan.

DIMENSIÓN GERENCIAL: Cuando la persona, funcionario o autoridad pública, en sus diferentes niveles jerárquicos, conoce los componentes, las herramientas y las estrategias gerenciales de su organización que, en los hechos, son los mismos del sector privado.

DIMENSIÓN CIENTÍFICA: Cuando la persona, funcionario o autoridad pública, está preparada para trabajar con el soporte de investigadores o científicos (dependiendo de la complejidad del tema a resolver), que permitan tomar decisiones razonadas científicamente. Esta dimensión es tan importante porque permite que los proyectos educativos, de salud, de infraestructura, ambientales, productivos, etc., estén bien diseñados y tengan una línea de base consistente, para ser medidos al momento de hacer el seguimiento, monitoreo y evaluación del proyecto.

Como vemos, son los atributos indispensables que toda persona que pretende ser autoridad debe conocer y saber para que nuestros distritos, regiones y país salgan del marasmo. En tanto ello no ocurra, tendremos Lázaros que duermen y se pudren.

Quiero finalizar con la frase de San Francisco de Asís: “Empieza por hacer lo necesario, luego lo que es posible y de pronto estarás haciendo lo imposible”.

¡¡SI NADA CAMBIA Y YO CAMBIO, TODO CAMBIA!! ¡¡ARRIBA PERU!!

También te podría gustar...