ANIVERSARIO DE LA PATRIA CHICA

A Dios se le guarda las más caras pleitesías porque encarna la bondad y una eterna vida de gloria y felicidad.

            A nuestros padres, porque nos dieron vida y nos encaminaron por la senda del bien, del trabajo, la responsabilidad y mientras ellos vivían, nunca nos faltó comida, abrigo y educación sin entrar a los linderos del egoísmo y la envidia.

            En tanto y en cuanto al lugar donde nacimos, nos hizo conocer sus más intrincadas quebradas, paisajes escondidos y maravillosos espejos de agua en sus cochas, lagunas y rugientes ríos. Conocimos sus planicies, laderas y abruptos cerros donde aprendimos a conducir la taclla, usamos con propiedad el azadón, el queshi, la lampa o el pico para dejar en su seno las semillas del futuro alimento.

            De allí que mantuvimos una amistad recíproca hombre-naturaleza. Pero a veces, quizás por culpa de alguien o algunos, es que la tierra protestaba con huaicos, temblores y tantos otros fenómenos incomprensibles.

            Por eso hemos domesticado al agua y por eso el agua sabe a dulce y aplaca nuestra sed.

            Nuestra Patria Chica, añorada cuando se está en tierras lejadas spñando volver para recordar las cuitas de la niñez y la juventud y por qué no? Para desandar los caminos arbolados de capulíes y alisos de la cintura con la enamorada robándola de rato en rato un beso.

            Esa Patria Chica, llamada Huaraz, estén 25 de julio cumple un año más de su creación política, fecha en la que sus hijos de bien, le rendirán un sentido homenaje por  ofrecernos su bellos paisajes, su sol mañanero o su copioso aguacero para nutrir las cementeras tiernas.

            Patria Chica, bendita seas.

También te podría gustar...