CAZADOR DE FIGURAS

7 de julio: NACE JOSÉ MARÍA EGUREN

Danilo Sánchez Lihón

Yo adoro

la obscura mansión

de mi pena.

José María Eguren

1. Por esos senderos

 Un día como hoy, 7 de julio del año 1874, nace en Lima un poeta raro, singular e irrepetible; un ser de otro mundo, un duende, un espectro y un aparecido, quien urdió o se creó un universo propio, original, de prodigio y fascinante extrañeza.

Él es José María Eguren, peregrino de regiones fantasmagóricas, que alumbraba portando apenas una flama votiva, y yendo como una sombra por oquedades desconocidas, temibles y alucinantes. Caminante por ámbitos poblados de seres estrafalarios, pero que representan realidades y fenómenos ónticos y esenciales.

Poeta aparentemente estrambótico, pero con la mayor lucidez, seriedad y hasta pesadumbre, vagabundo de espacios y tiempos increíbles, inusitados y sorprendentes; donde no deja de estar presente ni la tragedia, ni la comicidad, ni lo dramático ni lo grotesco, ni tampoco lo vital. Así:

 2. Viene la noche

LOS REYES ROJOS

Desde la aurora

combaten los reyes rojos,

con lanza de oro.

Por verde bosque

y en los purpurinos cerros

vibra su ceño.

Falcones reyes

batallan en lejanías

de oro azulinas.

Por la luz cadmio,

airadas se ven pequeñas

sus formas negras.

Viene la noche

y firmes combaten foscos

los reyes rojos.

            3. Muro interior

 Al parecer leyó y asumió mucho de los cuentos de los hermanos Grimm y de los encantamientos de Charles Perrault; y de todos los contadores de historias de hechos y seres fabulosos, de los cuales él recoge principalmente el más secreto estremecimiento.

Pero eso sí, no copia ni acumula lo formal, ni temas ni personajes, sino solo el temblor original del pasmo y el espanto, para encontrar pábulo a su alma apaciblemente atormentada, mucho antes de frecuentar y seguir esos senderos.

Creó su universo de juguete y de cristalería, en donde los personajes, como en un vaudeville o en un baile de máscaras y movimiento de marionetas, nacen, crecen y encuentran su destino insólito y descalabrado.

Quienes viven los dramas de la vida y mueren casi siempre abandonados, pero todo en un plano de figuras de cartón o bisutería, o de sombras que se proyectan en este caso al muro interior e íntimo de la poesía, con un misterio y profundidad que lo hacen sencillamente abrumador, angustioso y de fábula.

 4. Tal y cómo

 Quien trama un universo de arlequines, muñecas, de barajas y trastos; de sotas, de duques engolados y escondidos bajo sus capas.

Urde fabulaciones propias del medioevo, con niñas fantasmales, bajeles herrumbrosos y perdidos en playas sin nombre, de duendes y marionetas, y de princesas encantadas.

A sus ventanas se encaraman animales fantasmagóricos y estrafalarios en un mundo de quimera sobrecogedora.

Pero todo esto con seriedad compungida, como si frente a ello no hubiera salvación posible ante una ilusión no elegida sino impuesta y obligados a aceptarla.

Así, una letra, solo una letra, resulta ser un personaje fabuloso, mítico, con todo el contenido humano infernal y divino, tal y cómo estamos hechos. Cómico y a la vez terrible, como lo puede ser el hombre más feliz o el más desdichado espécimen. Así:

 5. Esencias de miedo

LA DAMA I

La dama I, vagorosa

en la niebla del lago,

canta las finas trovas.

Va en su góndola encantada

de papel a la misa

verde de la mañana.

Y en su ruta va cogiendo

las dormidas umbelas

y los papiros muertos.

Los sueños rubios de aroma

despiertan blandamente

su sardana en las hojas.

Y parte dulce, adormida,

a la borrosa iglesia

de la luz amarilla.

 6. Trasfondo misterioso

 ¿No es acaso estremecedor? ¡Prendarse de la enfermedad, la calamidad y la fiebre!

Donde hasta los colores son esencias de espanto y de miedo.

Y es que Eguren es el “Andarín de la noche”, el Juan Volatín ebrio y trashumante, el cazador de figuras del ocaso; del disfraz y el destiempo.

Que son figuras, pero en ellas se encarna no solo el drama del hombre como individuo sino de la raza humana como especie.

Pero también e igual de la vida misma como ontología, y del cosmos como enigma indescifrable.

Donde hay en él un trasfondo misterioso, mágico, onírico.

Por donde se desliza el deterioro, el espanto y el horror más opresor y lacerante, como el caballo que pasea fantasmal por la calle solitaria:

 7. Sus lentas pisadas

                        EL CABALLO

Viene por las calles,

a la luna parva,

un caballo muerto

en antigua batalla.

Sus cascos sombríos…

trepida, resbala;

da un hosco relincho,

con sus voces lejanas.

En la plúmbea esquina

de la barricada,

con ojos vacíos

y con horror, se para.

Más tarde se escuchan

sus lentas pisadas,

por vías desiertas

y por ruinosas plazas.

                                  ****

LAS ENSEÑANZAS DE MAMÁ (*)

Para reflexionar, nunca es tarde….

La imagen puede contener: una o varias personas y primer plano

Sergio O Bustamante

                                               Cortesía: Consuelo Cotillo

Título original: LA MADRE DEL ASILO

Un hijo, tras el fallecimiento de su padre, puso a su madre en un asilo y la visitaba de vez en cuando. Un día recibió una llamada del asilo, informando que ella estaba muriendo. Fue corriendo a ver a su madre antes de que ella muriera y le preguntó: ¿Madre, qué quieres que haga por ti?

– «Quiero que coloques ventiladores en el asilo, porque el calor es insoportable, quiero que compres refrigeradores también, para que la comida no se malogre. Muchas noches tuve que dormir sin haber comido nada»

El hijo le dijo sorprendido:

– Pero ¿ahora me estás pidiendo estas cosas, mientras estás muriendo?, ¿Por qué no me lo dijiste antes?

La madre respondió triste: – «Yo me acostumbré a convivir con el hambre y el calor, pero mi miedo es que tú no puedas hacerlo, el día que tus hijos no te cuiden en casa y te envíen aquí cuando estés viejo. ¡Las cosas que estoy pidiendo SON PARA TI..!»

RECUERDA SIEMPRE:

Todo aquello que hagas en vida, te será devuelto…

También te podría gustar...