50 AÑOS EN LA PRENSA.- 17va. ENTREGA VERÁN SITUACIÓN DE OCUPANTES EN TIERRAS DE ZONA AFECTADA

Nota de Redacción: Desde un ángulo jurídico, la situación de los damnificados por el sismo del 70  no estaba claro, en contra posesión de los invasores que llegaban a la ZAS desde lugares distantes para aparecer como sobrevivientes. Al respecto, se publicó en La Prensa la siguiente nota:

HUARAZ, 13 (de abril de 1971).- LA PRENSA.- El nuevo Decano del Colegio de Abogados de Ancash, Dr. Marco T. La Rosa Sánchez, propuso aquí la elaboración de un anteproyecto de Decreto Ley para definir la situación imprevista de los ocupantes de las zonas periféricas de las ciudades y pueblos afectados por el sismo del 31 de mayo  del año pasado.

            Fue durante la ceremonia en la que el Dr. La Rosa Sánchez y un grupo  de abogados juraron a sus cargos como miembros de la Directiva del Colegio de Abogados de Ancash para el período 1971-1972.

            Hablando ante las principales autoridades del departamento, El Dr. La Rosa Sánchez dijo que los verdaderos damnificados del sismo  no tienen condición de precarios, “sino la de auténticos poseedores”.   

            Dijo también que “evaluaremos ante la opinión pública nacional e internacional, que la rehabilitación de los pueblos afectados no ha respondido ni responde –en gran parte-  a un criterio técnico efectivo y realista”.

Y agregó que solicitarán la publicación de la relación de los verdaderos damnificados del sismo del 31 de mayo, así como del catastro de las ciudades devastadas.

El Dr. La Rosa hizo conocer el programa de acción de la directiva que preside y señaló que el Colegio de Abogados de Ancash propiciará la elaboración de un Estatuto del Abogado.

Tuvo también frases condenatorias para el ejercicio legal de la abogacía. Afirmó que existen abogados y cierto número de jueces o magistrados “que son los  primeros en favorecer la proliferación de esta especie de cáncer que amenaza la dignidad de la abogacía y desprestigia la augusta función de discernir justicia”.

Dijo, asimismo que “seremos implacables con los colegas que perciben más de un sueldo estatal y solicitaremos los beneficios inmediatos –por nuestra condición de

damnificados-  de la seguridad social para los miembros de la orden”.

            Enfatizó, finalmente la tarea de propiciar el retorno de todo ancashino “a esta v

tierra de Atusparia, para luchar juntos con el imperio de la justicia por la rehabilitación efectiva de la capital de nuestro departamento”.

PIDEN SEA TINGUA SEDE DE GOBIERNO DE PROV. DE YUNGAY

UNIÓN DE MUNICIPIOS LO DESEA

HUARAZ, 23 (de abril de 1971).- LA PRENSA.-  Que la sede provincial de Yungay sea trasladada a Tingua, por ser éste un sitio de fácil a acceso para todos los distritos y por constituir lugar seguro para la reubicación de la provincia, están solicitando al Presidente de la República cinco alcaldes distritales de Yungay.

            El pedido es hecho en un memorial que fue dirigido al General EP Juan Velasco Alvarado, en el que además se solicita la ejecución de otras obras, dan cuenta de su integración en la “Unión de Municipios Distritales de la Provincia de Yungay (UMDY).

            Los solicitantes afirman que Pashullpampa, donde se encuentran aisladas las autoridades provinciales –según manifiestan-  no debe continuar como actual sede de la provincia, porque es un lugar peligroso.

            Hasta antes del terremoto del 31 de mayo del año pasado, la ciudad de Yungay –hoy desaparecida bajo toneladas de lodo y piedras-era la sede de la provincia.

            En el memorial, los alcaldes solicitan también la reubicación de los pueblos devastados por el terremoto de conformidad  con las disposiciones de CRYRZA, y piden la construcción de puentes sobre el río Santa para las localidades de Ranrahirca, Shupluy, Cascapara, Quillo y Matacoto.

            Así mismo, piden que Ranrahirca sea reubicada en la parte de la jurisdicción donde actualmente se levanta, por constituir ése un lugar seguro y que el distrito de Shupluy sea reubicado a la margen derecha del río Santa.—

También te podría gustar...