ABRIL, MES DE LAS LETRAS Y DE LAS ARTES

Nelly Villanueva Figueroa

La celebración de las letras y de las Artes fue promovida por la Asociación Internacional de Artes Plásticas (AIAP), organismo no gubernamental, asociado a la UNESCO, que acordó por unanimidad, en el 2011, durante su XVII Asamblea General.

A nivel mundial, Charles Baudelaire, Gabriela Mistral, nacieron en abril. William Shakespeare, Miguel de Cervantes Saavedra y Sor Juana Inés de la Cruz, fallecieron en abril.

Estos cultores de las letras trascienden la realidad inmediata y motivan sueños y esperanzas en un mundo mejor. Rosa Cerna Guardia es la escritora femenina que mejor nos representa al igual que el consagrado escritor, Marcos Yauri Montero. Abdón Dextre Henostroza, Néstor Espinoza, Román Obregón Figueroa son los literatos vivos que continúan la historia poética de Ancash.

En cuanto a las Artes, hay un conjunto de medios de expresión y de disfrute, que trasmiten la fuerza del espíritu creativo.

José Arnaldo Sabogal Dieguez es el pintor peruano por excelencia, iniciador del indigenismo, con el rescate del alma del pueblo, sus hombres y sus costumbres.

En nuestra Región, destaca Teófilo Castillo Guash de Carhuaz, cuyas producciones se inscriben en el impresionismo y son dignas de estar en las pinacotecas y museos del mundo. Otros artistas plásticos, como los acuarelistas Humberto Chávez Bayona, Rogger Oncoy, tienen prestigio universal. Poliartes Caraz tiene en sus filas, a famosos pintores, entre ellos, Víctor Milla Cruz. El carhuacino, Franklin Guillén radica en París y continúa ofreciendo cuadros, como fruto de su manejo original de líneas y colores. Armando Villegas, de Pomabamba, fallecido recientemente, escogió como residencia a Colombia, desde donde esparció su genio.

La pintura mural tiene como grandes exponentes a Leoncio Maguiña Morales de Aija y a Jorge Salazar Espinoza de Huaraz, con sus figuras monumentales de personajes y hechos históricos.

Por ahora no nombramos a los demás maestros del pincel que brillan con luz propia, realizando exposiciones individuales y colectivas, tanto en el Perú como en el extranjero; contemporáneos como Teófilo Villacorta Cahuide, Miguel Mestanza, Fernando Díaz Evaristo y tantos más que pueden ser apreciados en la Pinacoteca Digital Ancashina.

En el campo de la escultura, Artemio Ocaña Bejarano de Macate (Santa), embelleció Lima y otras ciudades, con sus monumentos como el dedicado a Francisco Bolognesi. Su conjunto escultórico “La Patria”, ubicado en el Campo de Marte, ha sido considerado, por la Academia Internacional de Nápoles y por otros expertos, como el “Monumento más bello de la Humanidad”.

Godofredo Zegarra Ángeles es el tallador de imágenes que veneramos en los templos de Huaraz y de todo el Callejón de Huaylas. Gracias a él, los rostros de valiosos personajes están perennizados en bustos que se lucen en diversas Instituciones Públicas.

En el campo musical es de obligatoria mención, el emblemático conjunto ancashino Atusparia, pionero en la difusión de nuestra música, a cuyo son, rememoramos nuestro origen andino y visionamos el reflejo de la belleza de nuestra tierra.

La música, arte de la combinación de sonidos y silencios, tiene a Lauro Juan Ramírez López, un claro ejemplo de vocación musical que lo llevó a fundar la Academia “Lauro y sus Laureles”, cuyo fruto es la formación de decenas de bandas musicales en el territorio patrio, dirigidas por sus ex alumnos. Lo que más recordamos de él, es la Banda Monumental del Colegio Mariscal Toribio de Luzuriaga, ejecutando bajo su dirección, con armonía, melodía y ritmo, hermosas piezas musicales tanto clásicas como populares. Otro ejemplo cercano de servicio a la cultura, a la fe y a la tradición a través de la música, es José Sotelo Montoro, “El Puma de los Andes”, como también Justin García, dedicado a la formación de jóvenes, con maestría e identidad,

En cuanto al arte del espacio y del movimiento, existen numerosos grupos de danza, como Arte Katswa, Baila Perú, por nombrar algunos. Ellos expresan el amor a la tierra y el esfuerzo por conservar y difundir lo que baila la gente y lo que representa en sus movimientos sincronizados. Si Caraz tuvo a Pepe Malca enamorado de la polícroma vestimenta de Ancash, Huaraz tiene a Jesús Neglia, David Beltrán, Yanira del Pino, maestros que enseñan a través de la danza, la cultura andina, el sentido de cada desplazamiento y los valores de la puntualidad, el respeto y el trabajo en equipo.

Cada uno de los músicos y artistas de la danza, no nombrados aquí, es merecedor de un capítulo aparte. Quedamos en deuda con ellos.

Una de las actividades más antiguas del hombre, es el Teatro, una combinación de discurso, gestos, escenografía, música, sonido, vestuario, coreografía, que hacen del teatro, una síntesis de todas las artes. En este campo, tenemos a “Farol XX”, “Kuntur”, “Raíces”, “Manicomio Rosa” y tantos otros que van surgiendo y comunicando ideas masivamente, como un instrumento de educación ciudadana. Marco Rodríguez, Jesús Neglia si bien no son fundadores de los grupos teatrales, son los responsables de su permanencia, a través del tiempo. Ellos hicieron fructificar la semilla y la van innovando y acercando al público, con pasión y tecnicismo.

Todos los artistas, tanto de la palabra, del color, del sonido, del movimiento y del espectáculo, constituyen nuestro patrimonio. Son símbolo y Tradición que merecen nuestra gratitud. ¡Larga vida para todos ellos! Y sigamos reclamando medidas para dignificar su trabajo.

También te podría gustar...