CRONICAS BAHIANAS

¡ACHACHAU!

Por: Enrique Tinoco (Desde el Brasil)

Sí, el asunto es caliente. Está ocurriendo la 26ª.Conferencia de las Naciones Unidas sobre los Cambios Climáticos – COP 26, en Glasgow, Escocia, del 31 de octubre al 12 de noviembre. Durante su inauguración el Secretario General de la ONU, António Guterres, envió un duro mensaje a la comunidad internacional. “Estamos cavando nuestras propias tumbas”, dijo, refiriéndose a la adicción a los combustibles fósiles que amenaza con llevar a la humanidad y al planeta, al borde del desastre, a través del calentamiento global insostenible.

La base técnica de esta Cumbre es el conjunto de informes producidos por el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático, integrado por 234 autores de 66 países, con observaciones formuladas por los gobiernos y los expertos; se percibe la importancia del tema y el esfuerzo desplegado.

Panmao Zhai, Copresidente del Grupo de Trabajo I del IPCC, afirma: “El cambio climático ya afecta de múltiples maneras a todas las regiones de la Tierra. Todo aumento del calentamiento exacerbará los cambios que estamos experimentando”. Solo que el cambio climático es mucho más que el calentamiento global; según el informe el cambio climático:

· Está intensificando el ciclo hidrológico. Esto conlleva una mayor intensidad de las precipitaciones y las inundaciones asociadas, así como unas sequías más intensas en muchas regiones.

· Está afectando a los patrones de precipitación. En las latitudes altas, es probable que aumenten las precipitaciones, mientras que se prevé que disminuyan en gran parte de las regiones subtropicales. Se esperan cambios en las precipitaciones monzónicas, que variarán según la región.

· Las zonas costeras experimentarán un aumento continuo del nivel del mar a lo largo del siglo XXI, lo que contribuirá a la erosión costera y a que las inundaciones costeras sean más frecuentes y graves en las zonas bajas. Los fenómenos relacionados con el nivel del mar extremo que antiguamente se producían una vez cada 100 años podrían registrarse con una frecuencia anual a finales de este siglo.

· Un mayor calentamiento amplificará el deshielo del permafrost, así como la pérdida de la capa de nieve estacional, el derretimiento de los glaciares y los mantos de hielo, y la pérdida del hielo marino del Ártico en verano.

· Los cambios en el océano, como el calentamiento y la acidificación del océano, el aumento de la frecuencia de las olas de calor marinas, y la reducción de los niveles de oxígeno, están claramente relacionados con la influencia humana. Estos cambios afectan tanto a los ecosistemas de

los océanos como a las personas que dependen de ellos, y continuarán produciéndose al menos durante el resto del siglo.

· En el caso de las ciudades, algunos aspectos del cambio climático pueden verse amplificados, en particular el calor (ya que las zonas urbanas suelen ser más cálidas que sus alrededores) y las inundaciones debidas a episodios de precipitaciones intensas y al aumento del nivel del mar en las ciudades costeras.

Este apretado resumen es para ponerle la piel de gallina a cualquiera. Buscando más luces para formar un juicio equilibrado asistí a un live de Luiz Carlos Baldicero Molion, un climatólogo, meteorólogo, hidrólogo brasileño, y profesor de la Universidad Federal de Alagoas (UFAL), quien también representa a los países de América del Sur en la Comisión de Climatología de la Organización Meteorológica Mundial (OMM), entre otras actividades. Molion cuestiona el informe de la ONU, clasifica el documento como terrorismo climático; en el portal Noticias Agrícolas, durante 1 hora y 17 minutos, con argumentos, a mi manera de ver, consistentes, desclasifica el documento del IPCC, destacando la falta de base científica del informe (“en treinta años de estudios no probaron nada”) y criticando la teoría del calentamiento global por aumentar las emisiones de CO2; en su opinión el mundo ya ha comenzado el ciclo de enfriamiento global.

Calentamiento o enfriamiento, lo cierto, verificable con la simple observación, es que “el clima está cambiado”, según la expresión popular, y ese “cambiado” produce efectos, también verificables en el cotidiano, aun cuando no siempre le prestemos atención; ciertamente este es un tema que debe estar en nuestro circulo de interés y compromiso inmediato.

Bueno, y la COP 26 que soluciones o acciones propone. El documento final solo saldrá el 12 de noviembre…aguardaremos. Mientras tanto podemos acompañar la forma como se desarrolla el evento.

Así verificamos que Rusia y China enviaron delegaciones, pero sus presidentes no se hicieron presentes. No es el caso del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, quien participó el martes en numerosos actos durante el evento, llegó a Glasgow con el mensaje de que su país está de vuelta en la lucha contra el cambio climático y con la aspiración de recuperar un liderazgo y credibilidad perdidos durante la etapa de Donald Trump. Pero antes de eso, el presidente de Estados Unidos cruzó Roma en una carreata de 85 vehículos, una impresionante caravana con varias limusinas, SUV y vans devoradoras de gasolina y diesel, destacando su nueva limusina Cadillac “The Beast 2.0”, con un potente motor diésel 5.0. Con su Santidad el Papa Francisco conversaron sobre el cambio climático. “Todos tenemos esta obligación con nuestros hijos y nietos de reducir el uso de combustibles fósiles”, dijo después de desembarcar de un remolque impulsado por combustibles fósiles que se suponía que causaría la “crisis climática”. Digamos que el discurso y la práctica no son precisamente coherentes.

Antes de llegar a la mitad del encuentro, el 04 de noviembre, El País, periódico español, registraba el temor de que la cumbre sea vista como un fracaso, incluso porque los planes oficiales de recorte de emisiones de las grandes potencias ya se presentaron antes del inicio del evento el pasado domingo; según el periódico para el primer ministro británico, la cumbre de Escocia es la gran apuesta diplomática de la era post-Brexit, pero corre el riesgo de ofrecer resultados mediocres. ¿Cuál es la prioridad? ¿El cambio climático o la apuesta diplomática? “No es un secreto que la COP26 es un fracaso” proclama la activista sueca Greta Thunberg quien esta vez no fue a las salas de reunión sino que organizó la primera protesta masiva contra la cumbre climática, “¿Cuánto llevará a los políticos despertar? La cumbre del clima se ha convertido en un festival de dos semanas para lavar su conciencia, donde todo sigue igual y todo es bla, bla, bla”, dijo ante los miles de manifestantes que esperaban su discurso en George Square.

El presidente brasileño estuvo presente, con una nutrida delegación, hizo uno más de sus discursos rellenos de mentiras, con el resultado de que, además de no creerle, un grupo de 1.500 ONG presentes en Escocia, otorgaron al Brasil el primer lugar en el “Fósil de la semana”, por su trato ‘horrible e inaceptable’ a los pueblos indígenas”.

El presidente peruano, Pedro Castillo en Twitter, porque él estaba en Bolivia, señaló que el Gobierno peruano está comprometido con la conservación y la sostenibilidad en la Amazonía. “Lo que está en juego es nuestra propia casa”, dijo.

Viene a calar una frase de Fredric Jameson, crítico y teórico literario estadounidense (Cleveland, Ohio, 1934): “Es más fácil imaginar el fin del mundo que el fin del capitalismo”. Todo lo registrado líneas arriba nos informa que ¡el cambio climático y el agotamiento de los recursos naturales están llevando a la destrucción del planeta! Pero no el capitalismo, ¡Que va! Todos los medios (o casi todos) llevan a construir esta ingeniería de presunción de la catástrofe. Y…!Bingo! según los economistas la suposición de escasez genera valor; por lo tanto, si el problema no está en una sociedad económicamente neoliberal sino en la naturaleza, que necesita ayuda, ¿Quién ofrecerá esa ayuda? Es aquí donde entra la iniciativa privada, para asumir su papel salvador ¡Olé!…sin que aparezcan en los noticiarios los mecanismos de socializar las pérdidas y privatizar las ganancias.

Hasta breve

Enrique Tinoco

Salvador, 08 de noviembre de 2021

También te podría gustar...