CRONICAS BAHIANAS: “MUESTRA EL DETALLE…”

Jesús Enrique Tinoco Gómez (Desde el Brasil)

Entre 1968 y 1975 Panamericana TV transmitía el programa cómico “El Tornillo” donde una de las viñetas era la de “Mesié Canesú”, un modista francés que tenía como modelo a Camucha Negrete a quien le pedía frecuentemente: “muestra el detalle querida”, frase que terminó incorporándose al imaginario popular; además, quedaba claro que aquel modelo solo servia si lo vistiese Camucha.

En las últimas dos semanas dos “modelitos” están en contrapunto a raíz de la crisis de la gigante inmobiliaria china Evergrande. Lo que se supone sean el “modelo” neoliberal frente al “modelo” chino.

El asunto comienza cuando la inmobiliaria china Evergrande informa a las autoridades de ese país que no puede honrar sus compromisos financieros de corto plazo; el efecto se tradujo en caída de su cotación en la Bolsa de valores de Hong Kong y una masiva divulgación por la prensa económica occidental advirtiendo que al “reventar la burbuja inmobiliaria” china, sus efectos comprometerían no solo el sistema financiero chino sino que sus alcances llegarían a la economía global, todo lo que demostraría la insustentabilidad del llamado “modelo” Chino. Veamos algunos titulares:

· Negocios (España) 20/09 – La crisis de Evergrande, el “Lehman Brothers” chino que pone en riesgo a los mercados del mundo; La preocupación más inmediata es que se produzca un colapso inmobiliario y no una crisis financiera al estilo de Lehman.

· New York Times 22/09 – Los problemas de Evergrande, ¿Es el mercado inmobiliario de China una gran burbuja que está empezando a estallar?; hasta ahora, el gobierno chino no ha ofrecido señales de que intervendrá para salvar a la empresa.

· El País (España) 26/09 – Un millón y medio de familias en el limbo inmobiliario de la Evergrande; los compradores de inmuebles construidos por la incorporadora esperan que el gobierno chino venga a socorrerlos caso la empresa entre en falencia.

· Valor Económico (Globo – Brasil) 26/09 – China debe intervenir en el caso Evergrande a tiempo de evitar daños substanciales, dice Julius Baer (se trata de un banco suizo); Para el ejecutivo del banco, todavía hay la perspectiva de pérdidas en acciones emergentes y commodities.

· BBC 01/10 – Crisis de la Evergrande es amenaza en un país donde el 90% tiene casa propia; China tiene uno de los mayores índices de casa propia, pero, en el calor del “sueño chino”, creció un sector inmobiliario, que en algunos casos huye del control.

· Bancos, aseguradoras y fondos chinos ofrecieron financiamiento significativo en los últimos años y la gran exposición de los bancos chinos al sector inmobiliario es uno de los riesgos más significativos que el sistema chino enfrenta; dice Eiko Sievert, director de la agencia de clasificación de riesgo Scope Ratings

· Reuters 04/10 – Evergrande: crisis de la incorporadora china provoca caída de las acciones asiáticas. Mal desempeño de índices de mercado también fue provocado por preocupaciones de inversionistas con la inflación.

Bueno, no es para menos, el grupo Evergrande está efectivamente en dificultades financieras y sus deudas bordean los 300 billones de dólares, lo que, de otra parte nos informa el tamaño del papel del sector inmobiliario en el reciente crecimiento económico de China.

Naturalmente, hay quien discuerde, es el caso del pesquisador del Instituto Levy de Económia, Leonardo Burlamaqui, para el periódico Estadão Conteudo (27/09) registra: El (caso) Lehman fue una explosión descontrolada, la Evergrande es una implosion controlada.

En este punto es necesario tener información sobre el caso Lehman; encontré un apretado resumen explicativo de David López Cabia, publicado el 12 de diciembre de 2019 en Economipedia.com.

La imposibilidad de encontrar un comprador y la decisión del gobierno estadounidense de dejar caer a Lehman Brothers provocaron la quiebra de la entidad. El 15 de septiembre de 2008 Lehman Brothers se declaraba en quiebra. Este era el final de una empresa que había salido indemne de una guerra civil y del crack del 29, pero también representaba el pistoletazo de salida de una de las crisis económicas más duras de la historia.

Las consecuencias de la caída se hicieron sentir más allá de las fronteras de Estados Unidos. Los estados tuvieron que acudir al rescate de muchas entidades financieras, salvando a los causantes de la crisis (el subrayado es mío). La deuda privada se hacía pública, los estados se endeudaban hasta llegar a la insolvencia y debían adoptar durísimos programas de ajuste. Al tiempo, crecía la desconfianza de la ciudadanía en los bancos y se perdían derechos laborales como consecuencia de las políticas de austeridad.

No cabe duda de que la caída de Lehman Brothers tuvo un impacto durísimo a nivel mundial. La salida de la crisis, conocida también como “gran recesión”, fue un camino marcado por un gran sacrificio.

Ahora es posible alguna comparación, pero considero saludable la advertencia de Paulo Nogueira Batista Jr., ex vicepresidente del Nuevo Banco de Desarrollo del BRICS; él considera que los hechos no siempre están a disposición de los economistas, y en el caso China, esto ocurre: “Por lo menos por dos motivos. El primero que los chinos no tienen ningún respeto por la transparencia. Por el contrario, cultuan la opacidad más radical. El segundo es que todo lo que se dice sobre China en Occidente está afectado irremediablemente por miedos profundos. Los occidentales, y en especial los (norte) americanos, temen, por un lado, la concurrencia geopolítica de la China. En consecuencia, existe por lo menos desde los años 1990 una hinchada feroz contra China”.

Con esos cuidados, volvemos a la opinión de Burlamaqui de colocar el caso Evergrande en un contexto más amplio: Xi Jinping esta como presidente desde 2013 con dos procesos en curso: en escala global los reflejos de la crisis de 2008 y dentro de China 20 años de crecimiento que, al mismo tiempo, es fuente de distorciones; encaró su gobierno con tres directrices: lucha contra la corrupción, control del riesgo financiero y búsqueda de disminución de la desigualdad.

Con estos elementos se puede prever, con alguna racionalidad, que, diferentemente del caso Lehman, donde el estado erró al dejar quebrar el banco y luego para corregir su error le pasó la cuenta al contribuyente (millares de familias fueron desalojadas de sus casas) y salvó a los causantes de la crisis; en el caso Evergrande, el Estado que, en esta coyuntura, todavía no se pronunció explícitamente, ya venía alertando a través de sus autoridades, entre ellos el presidente Xi Jinping, acerca de que “las casas son para vivir, no para especular”, optará por proteger sus ciudadanos y en lo que respecta a los inversionistas y especuladores, imagino, aplicará lo que sus leyes establecen; los reflejos para el exterior son a través del comercio, por lo tanto menos complicados de administrar.

Es importante seguir este proceso…

Hasta pronto

Jesus Enrique Tinoco Gómez

Salvador, 04 de octubre de 2021.

También te podría gustar...