HUARAZ, TIERRA DE LIBERTADORES

Por: Nelly Villanueva Figueroa

Estamos próximos a celebrar 164 años de la creación política de la Provincia de Huaraz, en la época republicana, por el Presidente Ramón Castilla, el 25 de julio de 1857.En esta fecha Huaraz nace como PROVINCIA, pero su origen se remonta al amanecer del tiempo, cuando el Waraq Koyllur le da su nombre y su luminosidad.

Vislumbremos lo que hemos sido, para tener claro lo que podemos llegar a ser:

Tras andar incontables jornadas de lluvia y calor, bajo la lloclla azul, los primeros grupos que se asentaron en este valle, se convirtieron en el aguerrido pueblo de los waras y como dice el poeta Román Obregón, aprendieron a crecer en cada muro nuevo, en cada niño alumbrado.

Este pueblo de origen pre-inca, en permanente transformación, vio pasar muchas culturas: Chavín, Recuay, Huari, Huaylas, Inca, española, republicana, conservando el mismo espíritu festivo que se revela en nuestras costumbres.

Como testimonio de la estancia de los adoradores de Venus o Lucero del Amanecer, hace más de 10,000 años, han quedado, el Vestigio Arqueológico de Waullac, ubicado cerca a la unión de los ríos Paria y Auqui, donde nace el río Quillcay; los Centros Arqueológicos de Wilcahuaín e Ichic Wilcahuaín, donde moran nuestros mallquis; la tumba subterránea de Jancu, que guardaba los restos de un jefe de élite, con sus ornamentos de oro y vasijas ceremoniales; el adoratorio de Pumacayán que sirvió de cantera en el coloniaje y que sigue clamando por su rehabilitación, como santuario de los hombres puma, guardando sus secretos conjuros; monolitos de piedra que adornan los jardines del Museo Lítico, más grande de Sud-América.

En esta larga historia de arraigo al suelo, nuestros antecesores sufrieron la dominación inca, en 1460, bajo el mando de Túpac Yupanqui enviado por Pachacutec. De esta época ha quedado la Rotonda de Canapún, asentada en el Colegio Sabio Antonio Raimondi, en pleno centro de la ciudad.

Wayna Capac, para vencer la resistencia, tomó como esposa secundaria, a la curaca Anas Colque, de quien nació Paullo, Inca huaracino.

La concepción andina de entonces, todavía está presente en el consciente colectivo: En el Hanan Pacha o Mundo de Arriba está nuestra Estrella del Amanecer; en el Kay Pacha o Mundo de Aquí, estamos nosotros, conviviendo con los elementos de la naturaleza; del Uju Pacha o Mundo de Abajo, brotan los manantiales y seres mitológicos, como el Ichic Ollco, como regalos de las entrañas de la Mama Pacha.

Este maravilloso mundo fue descubierto por los españoles que llegaron en 1535 y creyeron estar en la tierra prometida, guarnecida de cumbres nevadas, en el jardín soñado y lugar de reposo que tonifica el alma. Así lo atestiguan los Cronistas Miguel de Estete y Pedro Cieza de León. El propio Hernando Pizarro habla de un pueblo grande, con un escenario sorprendente.

El primer Encomendero fue Sebastián de Torres. Se proclamó al Mártir San Sebastián, como Patrono del lugar, llamado por eso, Pampa Huaraz de San Sebastián.

Como en el resto del país, en nuestro pueblo aborigen, también se dio la Extirpación de Idolatrías. En 1574, por orden del Virrey Toledo, se produjo la REDUCCIÓN DEL PUEBLO DE INDIOS, de chozas circulares y dispersas, concentrándolo en un solo lugar, alrededor de una plaza, con manzanas en cuadrícula y calles derechas pero angostas. Esta acción ejecutada por el capitán Alonso de Santoyo, se hacía con el propósito de mejor control y recaudación de tributos. No debe hablarse entonces de CREACIÓN, porque Huaraz ya existía. Contar la historia de Huaraz, recién desde 1574, es negar sus antecedentes, es ser indiferentes al dolor de nuestros ancestros que fueron despojados de sus tierras y fueron víctimas de la destrucción de sus ídolos, bienes y viviendas.

Concluida la violenta extirpación de idolatrías, se abre paso una nueva época de catolicismo popular. Se fundan asociaciones llamadas Cofradías, bajo la advocación de un Santo. En 1669, se forma la Cofradía del Santo Cristo de la Soledad que se convierte en el nuevo Patrón Espiritual.

Durante la Emancipación, Huaraz tuvo una destacada participación: En 1818, se formó la Junta Patriótica con destacados Precursores que sembraron en ciencia de los pueblos, las ideas de Patria, Justicia y Libertad. Sebastián Beas, Juan de la Mata Arnao, José Larrea y Loredo, Leonisa Lescano, Julián de Morales, Andrés Ramón Mejía, Manuel Villarán Loli, prepararon el camino para la llegada de San Martín.

El 29 de noviembre de 1820, Huaraz declaró su independencia y siguió apoyando con hombres, víveres, animales, zurrones de plata y alhajas de casas e iglesias, para la campaña final de Junín y Ayacucho. Por estos servicios, el Congreso, el 18 de enero de 1823, otorga el Título “La Muy Generosa Ciudad de Huaraz”, a pedido del Diputado por Huaylas, Tiburcio Arce. Sobre este punto hay errores que corregir: No fue Bolívar el que otorga el título y no se debe añadir el calificativo de “noble”, por respeto a la verdad histórica y porque Huaraz no tiene título nobiliario. Además, lo “noble” ya está incluido en “generosa”, por el carácter hospitalario del pueblo.

Otro hecho digno de mencionarse es la llegada de los Betlemitas, una orden fundada en Guatemala en 1658. Los Betlemitas, cumpliendo con su misión pastoral, además de construir un templo, construyeron el Hospital para el cuidado de la salud, con un trato igualitario y con un enfoque de prevención. Como se involucraron en los movimientos emancipadores, fueron expulsados en 1820,

Iniciada la vida independiente, Toribio de Luzuriaga y Mejía, aureolado con el prestigio de libertador de cinco Repúblicas, volvió a su pueblo natal, como primer Presidente del Departamento de Huaylas, hoy Ancash, desempeñándose como excelente estadista y buen gobernante. Deja instalado el Primer Concejo Provincial de Huaraz, con su primer Alcalde José Munarri, el trato digno a los indígenas, como ciudadanos libres, integrantes de la familia americana; el derecho a la educación gratuita y universal; el impulso del decoro y buen ornato de la ciudad.

En 1828, se crea el Colegio Nacional  de “La Libertad”, a propuesta del Diputado por Huaylas, Julián de Morales Maguiña, “Nuna Cochachin”.

El 25 de julio de 1857, se crea la Provincia de Huaraz, en mérito al apoyo del pueblo a la revolución castillista y a la aprobación de la Constitución Liberal que promulga la libertad de cultos y deja abierto el camino para más tarde, conquistar el voto femenino.

El 25 de Julio no es fiesta de Huaraz como ciudad, sino como PROVINCIA, con sus doce distritos con los que cuenta actualmente: Huaraz, Cochabamba, Colcabamba, Huanchay, Independencia, Jangas,

La Libertad, Olleros, Pampas Grande, Pariacoto, Pira, Taricá. En el continuo devenir, la Provincia de Huaraz conserva distritos de su fundación y otros han pasado a formar nuevas provincias. El distrito del Centenario, fue creado en 1921, al conmemorarse cien años de vida independiente. La ciudad capital ha crecido con nuevos “barrios emprendedores” como Nicrupampa, Milagro, Olivos, etc. Queda aclarado entonces que Huaraz tiene tres fechas que celebrar:

– 18 de Enero: Día de “La Muy Generosa Ciudad”

– 25 de Julio : Día de la Provincia de Huaraz

– 29 de Noviembre: Día de la Independencia de Huaraz

En plena República, en 1879, surge la infausta guerra con Chile. Nuevamente, cuando la Patria lo requiere, los huaracinos acuden al llamado, con coraje y fervor. Entre los héroes de esta guerra, están Viviano Paredes, un joven de 16 años y Manuel Eulogio Del Río.

Cuando cayó Miguel Grau, Huaraz fue centro de movilización de contingentes venidos de la Sierra del Departamento. Las damas huaracinas, en 1883, representadas por la Señorita Clotilde Ramos, entregaron un estandarte al Batallón Pucará, con estas palabras: “Soldados, tienen la heroica misión de hacerlo flamear sobre los escombros de los enemigos o morir envueltos en él.”

Terminada la guerra, Huaraz en 1885, fue escenario del movimiento campesino liderado por Pedro Pablo Atusparia, ejemplo de serenidad en la lucha, de magnanimidad, a pesar que la masa le exigía ser cruel. Como resultado, se abolieron los tributos y los trabajos gratuitos impuestos a los indios.

En 1912, el Alcalde Josué Turriate, cambia los nombres pintorescos de las calles, como Avestruz, Bicéfalo, Cocodrilo, Conejo, Dromedario, Elefante, Embudo, por nombres de próceres y personajes notables.

En 1941, la parte moderna de Huaraz, es arrasada por un aluvión y en 1970, toda la ciudad es devastada por un terremoto; pero nuestro amor ha levantado nuevos cimientos, con raigambre de kikuyo. En el m ismo lugar de la muerte, hemos hecho renacer la vida, reconciliando dolor y alegría. Ya no hay calles estrechas que comunicaban ventana a ventana. Hoy tenemos que construir una nueva comunicación: De corazón a corazón.

Hace más de cuarenta años, el pueblo huaracino mostró al mundo, lo que es capaz de hacer: En pleno gobierno militar, unido en un solo grito, luego de casi un siglo de lucha perseverante, logró la creación de la Universidad “Santiago Antúnez de Mayolo” que, en retribución debe seguir una política de integración, respetando nuestras diferencias y aceptando que cambiamos continuamente.

Con férrea unión, el pueblo huaracino conservó su condición de capital histórica y como tal Sede del Gobierno Regional. También hoy, hará posible la creación del Hospital III-1 para atender sus múltiples dolencias y aumentar su capacidad productiva, con mayor salud y vigor.

Por su posición estratégica y por la acción de sus habitantes, Huaraz siempre ha estado presente en la historia nacional. Paso obligado del Ejército Libertador y de Cáceres, durante la resistencia a los chilenos. Su naturaleza pródiga en recursos, es fuente de observación para científicos como Antonio Raimondi que desenterró y difundió con amor los misterios de esta tierra; como Federico Sal y Rosas, pionero de la medicina tradicional. La belleza paisajística de este “Paraíso Natural” es una inspiración para los artistas. Los tesoros de su pasado ofrecen variados temas a la investigación.

Poetas y escritores unen sus voces, haciendo conocer con verbo florido, nuestra historia y tradiciones. Pintores, músicos, creadores teatrales, inmortalizan el nombre de Huaraz, En la larga lista de personajes, no están ausentes las mujeres: Elena Guzmán Pagaza y su Unión Femenina de 1930, María Turriate y su pluma certera, Dora Barreto y su lucha por la autonomía de la mujer, María Maguiña y su valentía defendiendo a los jóvenes, Amelia Alba y su acción visionaria a favor del turismo, hasta una Santa, Sarita Colonia que nutre la fe popular.

No nos han permitido guardar las piedras sagradas de Huaraz antiguo, pero su trayectoria y sus valores nos llenan no sólo de “presunción”, sino también de nobleza de corazón para recuperar el espíritu de solidaridad, para humanizar la modernidad, para reencontrarnos con nuestra identidad, origen, significado y trascendencia, persiguiendo ideales permanentes y comunes, por encima de las circunstancias cambiantes e intereses particulares. Tomemos a Huaraz como Proyecto y Misión, como una tarea siempre inconclusa de trabajar por su mejoramiento y progreso. Hagamos de ella, el mejor punto de encuentro del país, la hija predilecta de la Patria.

Conservemos el modo de ser huaracino y llevemos tatuado en el alma, el nombre milenario de esta tierra. Que la luz de su cielo incomparable nos ilumine y haga de su suelo, un refugio seguro para propios y extraños, al amparo del Señor de la Soledad y de sus deidades tutelares.

Llevemos caliente en el alma, el legado de los pueblos del mundo que, en medio de la tragedia, nos convirtieron en “Capital Internacional de la Amistad.”

También te podría gustar...