JABÓN, ALCOHOL Y LEJÍA EN LA LUCHA CONTRA EL COVID-19

Blgo. José Valdivia Fernández-Dávila

            El Biólogo, José Valdivia Fernández, que presta sus servicios en la Universidad Nacional de “Santiago Antúnez de Mayolo” (UNASAM) de nuestra ciudad, nos hace entrega de un segundo artículo para conocer las formas de luchar contra el COVID-19 que está causando mucho daño a la humanidad.

            Fernández Dávila luego de una introducción muy didáctica, señala sobre los beneficios del:

JABÓN.- Germicida que ayuda a combatir complicaciones causadas por bacterias y

 hongos. Y advierte que su inadecuado y desmedido uso puede causar graves problemas de salud como causante de alergias al contacto con el agua.

ALCOHOL.- Es un producto dañino para la piel de las manos. Afecta directamente a

las glándulas sudoríparas y sebáceas que se encuentran en ellas.

            Agrega el autor de la nota: Las glándulas sudoríparas permiten eliminar el exceso de calor del cuerpo por medio de la evaporación y expulsar también ciertos residuos con el sudor. Por esta función de excreción de sustancias de desecho, la piel es considerada como el TERCER RIÑÓN del organismo.

            GLÁNDULAS SEBÁCEAS, segregan grasas que no solo preserva de las grietas que causa la sequedad, sino que a la vez es un magnífico medio aislador que regula el paso de la temperatura desde el interior hacia el exterior y viceversa. El alcohol tiene la propiedad de disolver la grasa.

            Pero advierte, que las grietas ocasionadas en la piel por el exceso de alcohol, constituyen las puertas de entrada para todo tipo de microorganismos.   

LEJÍA.- Es tan perjudicial que en las propias etiquetas de los envases que la contienen

Se previene de los peligros de su uso, al Eliminar gases tóxicos irritantes para los ojos y piel. Y recomienda a las personas de piel sensible expuestas a su uso prolongado, el empleo de guantes.

         El Biólogo de la UNASAM nos sigue diciendo: “El abusivo uso de jabón, alcohol y lejía está acelerando la proliferación de gérmenes más resistentes. Se está estimulando cambios en su evolución sin paralelo en la historia biológica, pues al ser atacados producen genes mutantes inmunes a esos productos como corresponde a la evolución darwiniana (por varias generaciones).

            Sin embargo, se debe reconocer que las medidas adoptadas con tanto rigor pueden ser las adecuadas para prevenir y enfrentar enfermedades causadas por microorganismos que poseen vida como las bacterias. Pero la pandemia de gripe que sacude al planeta, no tiene su origen en estos organismos, es un tipo de virus –el COVID 19- en que ha desencadenado los cuadros respiratorios agudos que devastan al hombre y tiene de cabeza a los científicos del mundo que desde hace décadas debaten en foros académicos internacionales, si los virus tienen vida.

También te podría gustar...