LA CANCIÓN CRIOLLA Y EL AFIANZAMIENTO DE LA CONCIENCIA NACIONAL

Por: Nelly Villanueva Figueroa

Estamos de fiesta. El 31de octubre es el Día de la Canción Criolla, fecha que no sólo está marcada en el almanaque, sino también en nuestra mente y en nuestro corazón, porque se trata de rendir homenaje a nuestra música propia, particular, que refleja nuestra personalidad peruana, junto con otras expresiones culturales como la danza, la comida y otras costumbres populares que dan sabor y color a nuestras vidas.

Esta fecha celebratoria tiene su origen en 1944, cuando el 18 de octubre, el Presidente Manuel Prado Ugarteche, desde el balcón del Centro Musical Carlos Saco, declaró inaugurado, oficialmente, el Día Central del Criollismo. La celebración incluyó una Misa en la Iglesia del Carmen y el embanderamiento general en Lima y Callao. La reacción al movimiento indigenista y a la prédica mariateguista, como también, el rechazo a la creciente migración andina a la capital, influyeron para el afianzamiento del criollismo en la costa.

“Coincidentemente, ese día falleció en 1973, Lucha Reyes, “La Morena de Oro del Perú”, intérprete de valses inmortales como “Una Carta al Cielo”, “Jamás Impedirás”, “Regresa”, “Mi Última Canción” y otros.

Desde sus antecedentes, mucho antes a 1944, muchos compositores e intérpretes, siguen dando vida a la Canción Criolla:

Es de obligada mención “La Palizada”, un grupo de jóvenes que va imponiendo su alegría y espíritu jaranero hasta que se va abriendo paso musicalmente el vals, la marinera, el festejo, la polca, como una naciente expresión cultural costeña, de ritmo vivo, contrario a la melancolía y tristeza andinas.

El nuevo estilo se ve reflejado en el Vals “Ídolo” de Braulio Sancho Dávila. En 1925, en Barrios Altos, surge la figura de Felipe Pinglo Alva, de inspiración desbordante. Con sus Valses de insuperable calidad, como “El Plebeyo”, “El Huerto de mi Amada” y otros, se convierte en el máximo exponente de la música criolla. Ante su muerte ocurrida en 1936, Pedro Espinel le dedica el Vals “Murió el Maestro”.

La música Criolla está llena de historia y de gloria. En ella se juntan melodía y poesía, de hondo contenido social. Pinglo Alva reclama en su vals “El Plebeyo” “Por qué los seres no son de igual valor.” Manuel Chato Raygada, en su Vals, “Mi Perú”, nos da lección de identidad: “Tengo el orgullo de ser peruano y soy feliz, de haber nacido en esta hermosa tierra del sol”. Lo mismo podemos decir de Augusto Polo Campos, cuando lleno de emoción dice: “Te daré la vida y cuando yo muera, me uniré a la tierra, ¡Contigo Perú!”. Su vals se ha convertido en un himno que une a los peruanos, declarados mundialmente, como la mejor hinchada en los campeonatos de fútbol. Justamente, a ritmo de vals, con sentimiento, compás y alegría, nuestros jugadores demuestran elegancia en sus desplazamientos.

Como no nombrar a Mario Cavagnaro que dice “Devuélveme el Rosario de mi madre y quédate con todo lo demás”, a Félix Pasache que dice “Este secreto tienes conmigo, nadie lo sabrá; este secreto quedará escondido una eternidad”. Más alegre, Luis Abelardo Nuñez, con su Sacachispas, nos invita

a bailar: “La jarana va a empezar, al golpe de un buen cajón. Salgan todos a bailar y ajústense el pantalón …”

Sobre todo, tenemos que nombrar a “La Flor de la Canela” de Chabuca Granda, considerada la melodía más representativa, después del “Cóndor Pasa” que nos identifica a nivel mundial.

Oscar Avilés, Arturo Zambo Cavero, Alicia Maguiña, Edith Barr, Jesús Vásquez, Cecilia Barraza, Cecilia Bracamonte, Carmencita Lara, Lucila Campos, Lucía De La Cruz, Eva Ayllón, los Hermanos Zañartu, son algunos de los grandes maestros, reconocidos internacionalmente. “Y se llama Perú”, “Estoy enamorada de mi País”, “Que viva el Perú Señores”, son algunas de las vibrantes canciones con las que van por el mundo, presentado nuestra alma nacional.

Transcribimos QUE VIVA EL PERÚ SEÑORES, de Mario Cavagnaro Llerena, interpretado por Eva Ayllón, un vals que no sólo es canto, sino también historia:

Desde que era niño aprendí a querer

a esta tierra hermosa que me vio nacer,

Y aprendí la historia de mi gran nación

que llena de gloria nuestro corazón.

Y aprendí que el Perú es Machu Picchu

Y es el Señor de Sipán, como las líneas de Nazca

Y las ruinas de Chán Chán, Paracas, Chavín de Huántar,

Los mochicas y los chimúes, los waris, vicus y huancas,

orgullos de mi Perú,

País de hombres y mujeres de irreductible valor

del Imperio de los Incas y el grito libertador.

De Junín y de Ayacucho, 2 de mayo en el Callao

Perú es Alfonso Ugarte, Bolognesi y Miguel Grau.

Que viva el Perú señores, que viva la vida entera

que vivan nuestros colores, arriba nuestra bandera.

Porque soy peruano yo vivo orgulloso

de mi tierra hermosa, de mi patria entera.

Que linda mi costa y mi cordillera,

arriba la selva de todas maneras.

Que viva el Perú señores

País lleno de cantares que nacen del corazón

Trovadores y juglares que cantan con emoción,

Una voz, una guitarra y el golpe de un buen cajón

es todo lo que hace falta y armamos el jaranón.

Señor que feliz me siento si escucho una marinera

Tonderos, valses criollos, cualquier canción de mi tierra.

Que viva el Perú señores,

¡VIVA EL PERÚ!

También te podría gustar...