LA CORRUPCIÓN SIN LÍMITES

Para los actores de la corrupción, es parte de su  perfeccionamiento y refinamiento de sus habilidades delictivas.

            Para mucha gente que aborrecidos del atraso y postración de sus pueblos que no ofrecía ninguna forma de superarse se fueron a otros lugares más “prósperos”, pero al conocer que en su tierra olvidada había aparecido el canon minero, regresaron con un apetito voraz y se valieron de todos los medios posibles para engatusar, engañar, ofrecer lo imposible a fin de ser elegido como alcalde, gobernador o cualquier puesto donde se podía “agarrar” dinero, que en buena cuenta estaba destinado a las obras que tanto necesitaba el pueblo para prosperar y tener una vida más digna.

            En esta arca de Noé se embarcaron familias enteras, amigos, vecinos, parientes lejanos, todos ellos dispuestos a delinquir.

            Y con ese fin y con los “verdes” en mano compraron conciencias, autoridades cómplices. Tuvieron poder para cambiar policías, jueces y fiscales honestos que cayeron a la tentación del dinero “aunque le espinen las manos”.

            Muchos de estos facinerosos están “prófugos”, otros están en calidad de contumaces y uno que otro ha caído tras las rejas.

            La anécdota que escriben estos sujetos, es que reclaman “mejores condiciones carcelarias”, como si fueran “becarios” de la nación o reclamaran un derecho o un premio. Vaya osadía…

            Pero aquí hay algo sintomático: los últimos delincuentes que han despilfarrado el dinero del pueblo, son más cínicos y desvergonzados, pues no han hecho otra cosa que desoír la sentencia judicial de 8 años de cárcel y ante la apelación los han rebajado a 4 (¡Qué suerte de estos fulanos!) y a pesar de no tener credencial del JNE, se han apoderado de la alcaldía y han seguido “despachando” como si nada hubiera pasado.

            Ante esta situación por demás desafiante a la sociedad, ha tenido que entrar a tallar el periodismo que ha puesto el problema sobre el tablero.

            Estaba en juego la ley, el mandato judicial, la decisión del JNE y los intereses del pueblo.

            Frito pescadito, ante las denuncias periodísticas, Contraloría intervino y hoy “cayó el arbolito, donde dormía el pavo real, ahora dormirá en el suelo como cualquier animal”.

            Pero su prepotencia aún no es evaluada por la justicia, pues puso en jaque los delitos de resistencia a la autoridad, usurpación de funciones, enriquecimiento ilícito. Y lo más grave, que todo lo actuado, podría nulo.

            Podrán las autoridades castigar a esta clase de delincuentes como se merecen?

            El tiempo nos lo dirá…   

También te podría gustar...