LOS BOTARATES

Los peruanos somos muy botarates, especialmente de lo que no tenemos.

            La semana que termina, muchos congresistas, se han dado por malgastar el verbo que no tienen. Palabras huecas, sin sentido, como bebe que recién aprende a balbucir.

            Y otros han disparado y el “tiro les ha salido por la culata”, como decían en tiempos remotos que muchos ya no recuerdan.

            Pero lo que más se nota en cada intervención de los susodichos, es que destilan odio, rencor, impotencia de no tener una bala en los ojos para matar de una mirada al supuesto enemigo.

            Hay gente en estos predios, que nunca construyen a favor de los demás, siempre aglomeran riqueza para ellos solos con angurria y avaricia incontrolables. Tienen hambre y son barril sin fondo. Destruyen instituciones en las que nunca contribuyeron para engrandecerlo. Es un mal congénito que lo lleva hasta la muerte.

            Nacieron con el estigma de la destrucción y morirán igual, convertidos en fruto malsano. Como alguien dijo: son los apestados de la sociedad y como tal serán cremados en el infierno de la tierra que tanto fogonearon.            ¿Cuándo esta gente dirá: hay que hacer algo por nuestros compatriotas, hay que unirnos y empujar el vehículo en la misma dirección para vencer los obstáculos y llegar más rápido a nuestra meta y gozar jubilosos por el éxito general?.

También te podría gustar...