NEPOTISMO…LEY MUERTA

Alguien con mucha sabiduría o experiencia en la vida, ha manifestado años A, que el Perú, tiene las mejores leyes del mundo, pero que no se cumplen o sencillamente son violadas a su antojo cuando les conviene.

            Y peor, cuando el azar de la vida les ha conferido el poder momentáneo de estar como jerarca, funcionario o mandamás de una entidad pública.

            El camino que hemos tomado hoy, para este comentario, es el NEPOTISMO que se remonta a muchísimos años antes de nuestro tránsito como simples pasajeros de esta vida mundana.

            Ya en la antigua Grecia, se hablaba de nepotismo. Con igual o mayor intensidad se afincó en la cultura romana. Antes y después, en China hubo episodios de la alta jerarquía china, hechos  como la consignada por Confucio que nos habla de una “Piedad filial con el mérito”. En la china moderna se registra un episodio entre Zhan Hui de quien se creía, escalaba posiciones favorecido por su tío Li Jianguo, un alto dignatario chino. Pero los que así le juzgaban se equivocaron, pues el ascenso del sobrino era por propios méritos, porque solo a los 32 años de edad ya ocupaba un alto cargo en el Comité Permanente Municipal.

            En nuestra patria, el PERÚ, se considera nepotismo la contratación de progenitores de los hijos en la ley 26771 que establece la “prohibición de ejercer la función de nombramiento y contratación de personas en el sector público en casos de parentesco”.

            Algo más: Se configura como nepotismo en el Perú, la preferencia de algunos funcionarios para dar empleo a sus familiares y amigos, sin que estos tengan méritos para ocupar el cargo, y más bien, para formar alianzas y eternizarse en el puesto hasta nunca jamás…

            De este “síndrome social”  se deriva la indisciplina en los servicios públicos y/o personal de confianza y las entidades y reparticiones del Estado.

            Y hemos preferido este tema, porque la ley de NEPOTISMO es pan del día. Quién no sabe que al cambiar de gobierno de derecha o centro derecha, los nuevos inquilinos de izquierda, han invadido las oficinas públicas, las reparticiones del Estado y han alborotado los ministerios hasta conseguir un puesto valiéndose de parentescos, influencias, partidismo hasta conseguir una “chamba” “aunque sea de Embajador del Perú en Venezuela”.

            Solo uno ingresó como pariente de un dirigente, este jala a 100 entre quienes están hermanos, primos, sobrinos, nietos, bisnietos, vecinos, comadres y compadres y una cola interminable de la generación.

            Esto no es de hoy, siempre ha existido, único requisito era ser carnetizado como “compañero”, correligionario, camarada. El resto de ciudadanos, no eran peruanos y no tenían derecho a un trabajo ¿Sí, o sí?.

También te podría gustar...