PLATÓN Y LA POLÍTICA

Platón decía que: el precio de desentenderse de la política es el ser gobernado por los peores hombres.

            Y 2,400 años después, seguimos pagando el precio de desentendernos de la política.

            Antes el problema era la falta de información. Solo te llegaba la información que los grandes poderosos “creían necesaria”.

            Mediante la TV, mediante el periódico, mediante la radio, puesto que eran (y son) medios sumamente fáciles de controlar porque la gente no participaba en ella. Pero ahora que tenemos todo tipo de información al alcance y que podemos participar, el problema es que como sociedad nos da flojera informarnos de política. Se nos hace muy aburrido ¡qué hueva!.

            Eso lo saben perfectamente los poderosos.

            Y a eso te tiran. Le tiran al hartazgo política de la sociedad.

            Los bombardean de videojuegos, de series, de pornografía, de modas para tenerlos tan ocupados que no les queda tiempo de pensar (en cosas importantes).

            Y al parecer nos conocen demasiado bien porque apenas está empezando la era de la información y ya lograron su primer objetivo: que a la gente no le interesa la información.

            Pero analicen eso. Acaba de empezar la era de la información y la consiguieron que a la gente no le interese la información.

            Se dieron cuenta que la información y la verdad eran peligrosas para ellos y programaron a la sociedad para que le dé flojera la información.

            Los tienen tan ocupados consumiendo chistes, videojuegos, pornografía y demás entretenimientos. Que no les quede tiempo de pensar.

            Así que si a ti te da flojera la política, si te parece aburrida y piensas que todos los políticos son iguales, déjame decirte que te tienen justo donde te querían.

            Eres el blanco perfecto, terminarás votando por quienes ellos querían, o por nadie. Cualquiera de los dos, les sirve.

            Si te da flojera la política vas a terminar odiando e idolatrando a quienes ellos quieran sin darte cuenta.

            Por eso decía Platón que el precio de desentenderse de la política es el ser gobernado por los peores hombres.

CORTESÍA: Aeropagita Medina.

También te podría gustar...