POR EL BICENTENARIO DE LA INDEPENDENCIA DEL PERÚ

A.-COMENTARIOS:

      1.-PESARES EN MEDIO DE LA ALEGRÍA

Cumplir 200 años de diferente manera, es para reflexionar sobre los logros y fracasos que se ha tenido en el trayecto tumultuoso y a veces lleno de zarzas y abrojos; insondables precipicios pero también manos salvadoras o derroche de energías sobrehumanas puestas a prueba.

            Este es el destino del hombre. No todo es fácil en la vida, salvo los escogidos por la fortuna. La mayoría tiene que bregar sin desmayo, porque si quiere tener fama, tiene que levantarse temprano de la cama.

            Primero y sobre todas las cosas, tiene que orar y redoblar su fe en Dios, luego en nombre de los padres emprender cualquier hazaña por muy simple o duro que sea, porque solo prenunciar sus nombres, agigantan el crisol para que los sueños se hagan realidad.

            Y más acá, cuando los productos aún están frescos, ofrecer a los hijos para su felicidad y contento.

            Y lo que haces en el hogar, trasluce en tu comunidad, en tu “patria chica”, que también necesita de tu colaboración, de tus ideas, de tu esfuerzo. Si tu pueblo anhela un templo, poner los cimientos y al final las torres con sus campanas cantarinas; si tu pueblo quiere una carretera, no esperes del gobierno, es mejor que tomes entre tus manos el pico y la lampa y luego de animar a tus paisanos, abran la trocha y verán que los vehículos llegan solos. Si tu colegio está lleno de goteras, toma una escalera y arregla las tejas y verás la alegría que muestras los hijos. No esperes a que venga un ingeniero de exportación, porque si así hubieran pensado los antiguos peruanos, no existiría Machu Picchu, Quelap, Chavín, Chan Chan, el Señor de Sipán, Carral…Recuerda peruano que en tus manos está tu destino y el destino de las generaciones venideras

            En 200 años de Independencia, en nuestra patria el Perú, hemos visto a través de la historia que siempre han existido dos espejos:

1.-El espejo donde se miran todos los que anhelan prosperidad, felicidad y abundancia. Donde hay derroche de trabajo y competencia con las abejas. Donde se ha desterrado la envidia, el chisme y el zarandeo por intereses mezquinos. Donde todo fluye armónicamente porque los jefes no son abusivos ni los subalternos se echan a la bartola. Donde todos cumplen sus funciones de acuerdo a las normas, leyes que han sido hechos por consenso.

2.-El espejo donde campean los andrajosos, los amargados de su propia vida, los que todo quieren pero nunca trabajan. Es la trinchera de los caudillos que envenenan la mente del pueblo con ofrecimientos vanos e irrealizables porque la “Lámpara Maravillosa” de las Mil y una noches” ha desaparecido de tanto frotarlo y tanto pedirle.

Y en nuestra patria los que no tienen ni una gota de sangre peruana, ni un glóbulo rojo ni blanco ni plaqueta son los que quieren gobernarnos. Creen que el Perú es ciego y ellos los tuertos que quieren ser reyes.

En nuestra patria hay ejemplo de peruanos que han llegado al martirio, al supremo heroísmo con el ideal de dejarnos una patria grande, digna y soberana, pero también han existido traidores, oportunistas y corruptos.

De allí que en este Bicentenario debemos extirpar a estos ejemplos de antipatria como Piérola, Prado y otros a quienes los peruanos desmemoriados, han perennizado sus nombres en avenidas y calles de grandes ciudades como una afrenta a la moral, a la historia y un mal ejemplo a nuestras juventudes.

Y hoy es ocasión propicia para repetir las palabras de Antonio José de Sucre:

¡Soldados!, de los esfuerzos de hoy depende la suerte de la América del Sur, otro día de gloria va a coronar vuestra admirable constancia!

            Y el eco de aquella voz, que retumbe en nuestras mentes para decir:¡Peruanos!, de los esfuerzos de hoy depende la suerte de nuestros hijos y las nuevas generaciones, otro día de gloria, bendecirán nuestros nombres!!

También te podría gustar...