SE NOS MUEREN

Juan Gonzales Cotillo

            Nuestros adultos mayores se están muriendo. Lo mejor de las generaciones, la que sin estudios educó a sus hijos, la que sin recursos los ayudó durante la crisis.

            Se están muriendo los que más sufrieron, los que trabajaron arduamente, los que han cotizado más que nadie.

            Se mueren los que pasaron tanta necesidad, los que levantaron el país, los que ahora tan solo deseaban disfrutar de sus nietos.

            Se están muriendo solos y casi olvidados, apurando el último aliento sin ayuda de un mísero respirador.

            Se van sin molestar los que menos molestaron.

            Se van sin un adiós, los que menos merecen irse.

            Los que merecían quedarse, las personas que más demuestran su amor a los suyos.

            Los que nos enseñaron a ser mejores personas se nos van…y nos duele.

            Los que criaron a personas buenas, educadas, con principios.

            Se van los buenos, los que no deberían irse, los que debían vivir siempre.

            Ojalá nuestras personas adultas pudieran ser eternas y vivir toda la vida.

            Nos están dejando para nunca más volver.

            Cuidemos a nuestros viejitos, a todos nuestros adultos mayores.

            Si tienes personas mayores, cuídalos, protégelos, atiéndeles, dales tu compañía, platica con ellos.

            Son las personas más sabias, buenas y la mejor generación que llegamos a tener.

            No esperes a que la muerte te los quite para quererlos o cuidarlos.

            Has ahora que los tienes contigo, que los puedes ver, platicar con ellos, dales tu amor y demuéstrales lo importante que son para ti.

            Perder a un abuelo, abuela, mamá, papá, siempre será un dolor muy fuerte para cualquier persona, por eso cuídalos a los que amamos hoy y todos los días.

            Antes que la vida misma nos enseñe lo importante y necesario que son para nuestra vida y la falta que nos van hacer.

            ¡Cuidemos a nuestros viejitos!.—

FRASE CÉLEBRE

         EN SERIO

La paz mundial se siembra en la infancia, sin violencia, sin agresiones, sin humillaciones, sin miedo. La crianza es un acto político

                                               Alvaro Pallamares

         EN BROMA

Lee poco y serás como muchos…lee mucho y serás como pocos.

También te podría gustar...