VACUNA UNIVERSAL

El género humano estaría loco si se opusiera a recibir una vacuna para combatir cualquier pandemia como la que está sufriendo actualmente con el COVID-19.

            No hace mucho en el Perú y más centralizado en Ayacucho, surgió un grupo subversivo que nunca divulgó su política a nivel de pueblo, pero uno se daba cuenta de su presencia, cuando las oficinas públicas, los bancos, las torres de alta pensión; muerto las autoridades, en su mayoría campesinos, etc. quedaban regados por todas partes.

            En aquella época, ocho periodistas se inmolaron en las gélidas punas de Uchurraccay, convirtiéndose en Mártires de la civilidad.

            A mucha gente le daba miedo conversar hasta con sus amigos y parientes, porque no se sabía si abrazaba este grupo subversivo.

            El temor y el miedo era generalizado.

            Igual o parecido es esta pandemia. No se sabe si el que está a tu lado está contagiado y te puede contagiar y tú a todos los de tu casa, a tu vecindario, y luego a la gente del barrio…y así va creciendo en magnitud dolorosa llenando clínicas, hospitales y cementerios con aquellos indisciplinados que se niegan a usar las mascarillas, lavar las manos con frecuencia, mantener distancias, evitar aglomeración de personas en los mercados, centros de esparcimiento…

             Si bien es cierto hay similitud en la ganancia de adeptos “a su causa”, la forma de extinguir a la humanidad es la misma.

            Por otro lado, los que se han propuesto enfrentar al COVD_19 son los gobiernos

de todo el mundo, quienes al ver paralizados sus economías que podría llevarlos a la bancarrota, hacen esfuerzos por comprar vacunas contra esta pandemia: los hay rusas, chinas, inglesas, que si bien es cierto no curan al 100%, pero son un aliciente para contrarrestar los dolores del mal.

            Y los gobiernos han organizado brigadas y los héroes son los médicos, enfermeras y operadoras de salud que arriesgan sus vidas para cumplir con el juramento hipocrático.

            Pero este mal a puesto de vuelta y media a las naciones que se han visto obligados a tomar nuevas medidas de urgencia y a las pobloaciones a acomodarse a nuevas formas de vida donde saldrá vencedor el que cuida la salud de los suyos de los parientes, vecinos y de suyo propio, de lo contrario nos espera nuestro Waterlieu.

            Hace unos días, la Presidenta Ejecutiva de EsSALUD anuncia que esta institución se hará cargo de la vacunación de 1 millón 700 mil asegurados de la tercera edad. Vale, porque vuelve las esperanzas de que este sector no ha sido olvidado y esta es una prueba.

También te podría gustar...